This content is not available in your region

El Papa avanza en la lucha contra los abusos en la Iglesia exigiendo un informe anual a la comisión

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con EFE
euronews_icons_loading
Monseñor Leonardo Sapienza ayuda al Papa Francisco a levantarse al final de su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el 20 de abril de 2022
Monseñor Leonardo Sapienza ayuda al Papa Francisco a levantarse al final de su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el 20 de abril de 2022   -   Derechos de autor  Alessandra Tarantino/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

El Papa Francisco quiere auditar los avances en la lucha contra los abusos dentro de la Iglesia católica.

Tras décadas de revelaciones de las violaciones a niños cometidas por sacerdotes, el Pontífice ha dado un nuevo mandato a su comisión asesora en materia de abusos sexuales pidiendo a sus miembros que trabajen con los obispos de todo el mundo y eleboren un informe anual sobre las iniciativas de la Iglesia para prevenir los abusos, sobre lo que está sucediendo y sobre lo que debe cambiar para que las autoridades pertinentes puedan tomar medidas.

Para Francisco "este informe será un factor de transparencia y rendición de cuentas" y servirá para mostrar "los progresos en este compromiso". "Si no hubiera progreso, los fieles seguirían perdiendo la confianza en sus pastores, haciéndose cada vez más difícil anunciar y testimoniar el Evangelio", constató Francisco.

"Por primera vez el Santo Padre ha colocado la importancia de la protección de los niños como núcleo del gobierno central de la Iglesia. Le hemos agradecido su apoyo constante y el Santo Padre nos ha dicho que la autonomía de la comisión está destinada a garantizar la integridad de sus competencias y, sobre todo, su libertad para asesorar al Santo Padre en estas delicadas cuestiones", ha celebrado el presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, el Cardenal Sean O'Malley.

Una de sus principales recomendaciones iniciales fue la creación de un tribunal especial del Vaticano para procesar a los obispos que encubrieran a los pederastas, pero no llegó a ninguna parte, lo que frustró a los supervivientes.

El Papa espera que la creación de centros de acogida especiales para las víctimas pueda ayudar a responder a las quejas que desde hace tiempo presentan los denunciantes de estos abusos. Asimismo, destacó que las Conferencias episcopales "deben establecer las comisiones y todos los medios para llevar a cabo los procesos de atención a las personas abusadas, con todos los métodos que tengan, y también de los abusadores y cómo castigarles".

De esta comisión son miembros varios expertos y religiosos como el alemán Hans Zollner, el obispo de auxiliar de Bogotá, Luis Manuel Alí Herrera, o el chileno Juan Carlos Cruz, una de las tres víctimas del cura Fernando Karadima y muy cercano al pontífice.