This content is not available in your region

Israel responde a Rusia tras la afirmación de que Hitler y Zelenski comparten orígenes hebreos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, tras su comparecencia este lunes.
El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, tras su comparecencia este lunes.   -   Derechos de autor  AP Photo

Israel y la comunidad internacional responden a las palabras del ministro de exteriores ruso Serguéi Lavrov, que dijo este lunes que tanto Hitler como el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, tenía orígenes judíos. Unas declaraciones que han levantado ampollas

"Zelenski esgrime un argumento: '¿Cómo podemos ser nazis si soy judío?' Si lo recuerdo bien, puede que me equivoque, pero Hitler también tenía orígenes judíos, así que no significa absolutamente nada. Durante algún tiempo hemos escuchado de los sabios judíos que los mayores antisemitas eran judíos", aseguraba el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Israel ha convocado al embajador ruso en el país para que de una explicación sobre las "graves declaraciones” de Lavrov.

"Los comentarios del Ministro de Asuntos Exteriores Lavrov son una declaración imperdonable e indignante, así como un terrible error histórico. Los judíos no se asesinaron a sí mismos en el Holocausto. El nivel más bajo de racismo contra los judíos es acusar a los propios judíos de antisemitismo" lamentaba el ministro de esteriores de Israel en un tuit.

También desde el museo de la memoria del Holocáusto Yad Vashem han querido denunciar las palaras del ministro ruso. "Las palabras del ministro de Asuntos Exteriores (Serguéi) Lavrov son una falacia, se consideran condenables en los términos más enérgicos. Está propagando básicamente la inversión del Holocausto. Se considera que las víctimas son los autores. Esto es aborrecible, es despreciable y es contrario a la verdad histórica", explicaba Dani Dayan, director del centro.

Israel no ha sido el único país en criticar a Lavrov, en Kiev consideran que las palabras del ministro ruso ponen de manifiesto el antisemitismo ruso y el intento de justificar la matanza de ucranianos. Desde la Comisión Europea creen que las afirmaciones son inaceptables y escandalosas.