This content is not available in your region

Algunos civiles evacuados de Mariúpol, muchos siguen atrapados

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Civilians evacuated from Mariupol, Pelosi meets Ukraine's Zelenskiy
Civilians evacuated from Mariupol, Pelosi meets Ukraine's Zelenskiy   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

KIEV, Ucrania, 2 may -Las organizaciones humanitarias trabajaron el lunes para evacuar a más civiles de la devastada ciudad portuaria ucraniana de Mariúpol, pero cientos de personas seguían atrapadas en la planta siderúrgica de Azovstal, el último reducto de resistencia al asedio ruso.

Un primer grupo de evacuados debía llegar el lunes por la mañana a una ciudad controlada por los ucranianos al noroeste de Mariúpol. Pero las fuerzas rusas reanudaron el domingo el bombardeo de la planta siderúrgica en cuanto los autobuses salieron de ella, según declaró el lunes un alto cargo de la ciudad.

“Ayer, en cuanto los autobuses salieron de Azovstal con los evacuados, comenzaron inmediatamente nuevos bombardeos”, declaró Petro Andriushchenko a la televisión ucraniana.

La gente que sigue atrapada allí se estaba quedando sin agua, comida y medicinas mientras las fuerzas rusas los acorralaban en el complejo industrial, cuya red de búnkeres y túneles les ha servido de refugio frente a semanas de bombardeos rusos.

“La situación se ha convertido en un signo de una verdadera catástrofe humanitaria”, declaró la vice primera ministra ucraniana, Irina Vereshchuk.

En el frente internacional, los ministros de Energía de los países de la UE tenían previsto celebrar conversaciones de urgencia para planificar una respuesta a la exigencia de Moscú de que los compradores europeos paguen el gas ruso en rublos o se enfrenten a un corte de suministro.

Aunque la UE ha impuesto fuertes sanciones económicas a Rusia en respuesta a su invasión de Ucrania, la cuestión del suministro energético ruso ha planteado un dilema que amenaza con resquebrajar el frente unido.

MIRANDOHACIA EL ESTE

Los militares rusos se centran ahora en aplastar la resistencia en el sur y el este de Ucrania tras fracasar en su intento de capturar Kiev en las primeras semanas de la guerra, que ya ha cumplido tres meses.

Sus asaltos han arrasado ciudades, han matado a miles de civiles y han obligado a más de 5 millones de personas a huir del país. Mariúpol, en el mar de Azov, se ha convertido en el emblema de la brutalidad de la guerra y del sufrimiento de la gente corriente.

Las fuerzas del presidente ruso Vladimir Putin controlan ahora casi toda la ciudad, uniendo el territorio controlado por Rusia al oeste y al este.

Un centenar de civiles evacuados de la planta siderúrgica de Azovstal debían llegar el lunes por la mañana a la ciudad ucraniana de Zaporiyia, a 230 km al noroeste de Mariúpol.

“Por primera vez, hemos tenido dos días de alto el fuego en este territorio, y hemos conseguido sacar a más de 100 civiles: mujeres, niños”, dijo el presidente Volodímir Zelenski en un discurso nocturno por vídeo.

Las imágenes del interior de la acería mostraban a miembros del regimiento Azov ayudando a los civiles a atravesar los escombros y subir a un autobús.

Sin embargo, cientos de civiles siguen atrapados dentro.

Un anciano evacuado acompañado de niños pequeños dijo que los supervivientes se estaban quedando rápidamente sin comida.

“Los niños siempre querían comer. Los adultos pueden esperar”, dijo.

La semana pasada, Rusia dijo que había decidido no asaltar la planta siderúrgica y que en su lugar la bloquearía. Pero los bombardeos esporádicos han continuado.

El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que estaba participando en la operación de evacuación junto con las Naciones Unidas y representantes ucranianos y rusos, pero la situación era compleja.

Más de 50 civiles llegaron el domingo a un centro de alojamiento temporal en el territorio controlado por Rusia después de escapar de Mariúpol, dijo un fotógrafo de Reuters. 

HASTA LA VICTORIA

Moscú califica sus acciones de “operación militar especial” para desarmar a Ucrania y librarla del nacionalismo antirruso fomentado por Occidente. Ucrania y Occidente dicen que Rusia lanzó una guerra de agresión no provocada que amenaza con convertirse en un conflicto mucho más amplio.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo el domingo que Moscú sólo quería garantizar la seguridad de los ucranianos prorrusos en el este y que no exigía que Zelenski “se entregara” como condición para la paz.

“Exigimos que emita una orden para liberar a los civiles y detener la resistencia. Nuestro objetivo no incluye el cambio de régimen en Ucrania”, dijo Lavrov en una entrevista publicada en el sitio web de su ministerio.

El ejército ucraniano dijo el lunes que las fuerzas rusas estaban intentando tomar la ciudad oriental de Rubizhne y preparar un asalto a Sievierodonetsk. Más al este, el gobernador de Dnipro, Valentin Reznichenko, dijo que un misil ruso alcanzó un silo de grano, pero no causó víctimas.

El gobernador de la región de Luhansk, Serhi Gaidai, dijo que tres personas habían muerto por bombardeos en las últimas 24 horas.

Dos explosiones tuvieron lugar a primera hora del lunes en Belgorod, la región del sur de Rusia fronteriza con Ucrania, dijo el gobernador regional Viacheslav Gladkov. La causa de las explosiones no estaba inmediatamente clara, pero el Kremlin ha acusado a Ucrania de realizar ataques transfronterizos. Gladkov dijo que no hubo víctimas ni daños.

Moscú está presionando para conseguir el control total de la región del Dombás, donde los separatistas apoyados por Rusia ya controlaban partes de las provincias de Luhansk y Donetsk antes de la invasión.

LA UE SE PLANTEAMOVERFICHA

En Bruselas, los ministros de Energía de la UE tenían previsto reunirse para tratar de encontrar una salida al dilema planteado por el suministro energético ruso, que supone el 40% del gas de la UE y el 26% de sus importaciones de petróleo.

Alemania y otros países se han resistido hasta ahora a las peticiones de interrupción brusca de las importaciones de combustible ruso por temor a los perjuicios económicos, mientras que Moscú exige que los compradores europeos paguen el gas ruso en rublos o se enfrenten a un corte de suministro.

Rusia interrumpió la semana pasada el suministro de gas a Bulgaria y Polonia después de que éstas se negaran a cumplir su exigencia de pagar efectivamente en rublos.

Dado que muchas empresas europeas tienen que hacer frente a los plazos de pago del gas a finales de este mes, los Estados de la UE deben aclarar si las empresas pueden seguir comprando el combustible sin incumplir las sanciones de la UE contra Rusia.

Los pagos en rublos pueden ayudar a proteger la economía rusa del impacto de las sanciones, mientras que los ingresos del combustible pueden ayudar a financiar sus operaciones militares. Los diplomáticos afirmaron que la UE se inclina por prohibir las importaciones de petróleo ruso a finales de año.

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, declaró el lunes que algunos países aún no estaban preparados para un embargo del petróleo ruso. Alemania no quería desencadenar una catástrofe económica, dijo.