This content is not available in your region

Amnistía Internacional denuncia crímenes de guerra en Ucrania a manos de las tropas rusas

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Varios cuerpos son enterrados en Bucha, a las afueras de Kiev
Varios cuerpos son enterrados en Bucha, a las afueras de Kiev   -   Derechos de autor  ايميليو موريناتي/أ ب

La secretaria general de la Amnistía Internacional, Agnès Callamard, anunció este este viernes en Kiev los resultados extraídos de la investigación llevada a cabo por su delegación, y las conclusiones son claras: Rusia debe responder ante la justicia internacional por varios crímenes de guerra cometidos en el noreste de la capital.

"Sabemos que los crímenes cometidos contra las personas que viven en los alrededores de Kiev, de los que estamos informando hoy, no son meramente anecdóticos, incidentales o colaterales", decía Callamard. "Sabemos que forman parte de una pauta que ha caracterizado la conducción de las hostilidades por parte de Rusia desde el principio, una pauta repetida, de gran escala y de impacto devastador".

El informe de Amnistía Internacional hace especial hincapie en la rendición de cuentas, recalcando que "todos los responsables, incluyendo la cadena de mando, deben ser llevados ante la Justicia".

Numerosos testigos y pruebas

La investigación auna decenas de entrevistas a testigos y aporta también un análisis de pruebas materiales.Ataques aéreos ilegítimos, ejecuciones extrajudiciales y homicidios deliberados de civiles son otros de los datos documentados en el informe.

Así, en Borodyanka, Amnistía Internacional descubrió que al menos 40 civiles murieron en ataques desproporcionados e indiscriminados, que devastaron todo un barrio y dejaron a miles de personas sin hogar. En la ya tristemente famosa Bucha y en varias otras ciudades y pueblos situados al noroeste de Kiev, Amnistía Internacional documentó 22 casos de homicidios ilegítimos cometidos por las fuerzas rusas, la mayoría de los cuales eran aparentes ejecuciones extrajudiciales.

Durante 12 días de investigaciones, los investigadores de Amnistía Internacional entrevistaron a residentes de Bucha, Borodyanka, Novyi Korohod, Andriivka, Zdvyzhivka, Vorzel, Makariv y Dmytrivka, y visitaron los lugares donde se produjeron numerosos homicidios.

En total, entrevistaron a 45 personas que presenciaron o conocieron de primera mano los asesinatos ilegales de sus familiares y vecinos a manos de soldados rusos, y a otras 39 que presenciaron o conocieron de primera mano los ataques aéreos que tuvieron como objetivo ocho edificios residenciales. El resultado final, un informe tan demoledor como desolador.