This content is not available in your region

El este de Alemania sufre las sanciones contra Rusia

Access to the comments Comentarios
Por Jona Källgen
euronews_icons_loading
Trabajadores de la refinería
Trabajadores de la refinería   -   Derechos de autor  Euronews

Los trabajadores de la refinería PCK de la pequeña ciudad alemana de Schwedt, justo en la frontera con Polonia, están preocupados.

El lugar es propiedad del gigante petrolero ruso Rosneft, y todo el crudo que se convierte en gasóleo, gasolina y combustible para aviones viene, a través de un oleoducto, directamente desde Rusia.

Una situación de riesgo para el empleo, teniendo en cuenta el embargo de petróleo previsto en toda la Unión Europea.

"Nuestra existencia está en juego. Todos tenemos nuestras propias obligaciones y si se cierra, tendríamos que dejar la región porque no hay nada más aquí", explica Martin Reek, uno de los trabajadores. 

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, se ha desplazado para hablar con los trabajadores. Ha impulsado con éxito que la economía alemana sea más independiente del petróleo ruso. Pero en esta refinería es difícil. Tiene un plan complicado, que algunos consideran inviable, pero implica el envío de petróleo de otras fuentes a los puertos de Alemania.

"El embargo se acerca. No importa si gusta o no. Y cuando llegue, ¿es mejor quedarse mirando a la tubería o mejor prepararse para otras opciones?", se preguntaba Habeck. 

Pero la preocupación no es sólo la pérdida de puestos de trabajo en Schwedt. Esta refinería también suministra gasolina y gasóleo a toda la región, incluida Berlín.

Hasta el aeropuerto de la capital alemana depende del queroseno de Schwedt, como explica Tobias Federico, director general de Energy Brainpool: "Están abasteciendo sobre todo a la región de Berlín y Brandeburgo. Y dentro de seis meses, cuando entre en vigor el embargo de petróleo, podría haber cierta escasez aquí. Eso significará que tendremos menos gasolina de la que estamos acostumbrados".

Alemania ha aceptado las sanciones contra el petróleo ruso. Incluso ha impulsado estas sanciones y, en conjunto, el país probablemente no lo notará mucho cuando entren en vigor. Pero, por supuesto, hay diferencias regionales. En el este de Alemania estas sanciones se sentirán mucho más que en el oeste.