This content is not available in your region

La gestación subrogada resiste la invasión rusa

Access to the comments Comentarios
Por Alexandra Leistner
En el sótano, las enfermeras se ocupan de los recién nacidos. 20 de marzo de 2022
En el sótano, las enfermeras se ocupan de los recién nacidos. 20 de marzo de 2022   -   Derechos de autor  Rodrigo Abd/ AP Photo

Cuando Rusia invadió Ucrania y la capital, Kiev, quedó bajo el fuego, las clínicas de reproducción que atienden a las madres de alquiler ya estaban preparadas para la emergencia.

Los refugios se llenaron de comida y de todos los productos que los bebés podrían necesitar en sus primeras semanas. Las madres de alquiler con sus recién nacidos, los empleados y los futuros padres que habían venido a por el sustento se escondieron.

A los pocos días, decenas de bebés habían nacido en los sótanos bajo la supervisión de la empresa BioTexCom. A mediados de marzo, treinta recién nacidos esperaban a ser recogidos por sus padres en el extranjero.

Desde la invasión rusa han nacido 90 bebés en BioTexCom. Cada vez son más los padres que pueden recoger a sus bebés, explica la portavoz Maria Holumbovska. Los trámites de salida se han simplificado, de modo que basta con un certificado de nacimiento ucraniano para que el neonato entre en su nuevo hogar. La embajada alemana también acepta solicitudes de pasaporte.

Rodrigo Abd/AP
Una cuidadora besa a un bebé de alquiler en Kiev el 12 de marzo de 2022Rodrigo Abd/AP

Problemas legales en Francia

La gestación subrogada de pago es legal en Ucrania, y el país se ha hecho un nombre como uno de los lugares más cómodos y fluidos del mundo para esta práctica. Se calcula que cada año nacen entre 2.000 y 4.000 niños por esta vía.

Las clínicas de reproducción aconsejan a las madres de alquiler que no salgan del país, ya que el reconocimiento del niño por parte de los padres extranjeros puede resultar entonces muy difícil. Sin embargo, desde el comienzo de la guerra en Ucrania, han nacido al menos cinco bebés por subrogación en Francia, entre otros países.

La asociación "Juristes pour l'enfance" (Abogados para la Infancia) presentó una demanda por considerarlo una forma de eludir la prohibición de la maternidad subrogada en Francia. La madre da a luz de forma anónima, el padre previsto reconoce al bebé y la madre prevista solicita la adopción del recién nacido.

Llegan más embarazos

Aunque en Kiev los bebés están en sótanos y las futuras madres también acuden allí cuando suenan las sirenas, se está volviendo a una especie de vida cotidiana, subraya Holumbovska. Esto se puede ver, aclara, en el hecho de que muchas mujeres también se están presentando para ser madres de alquiler o para donar óvulos.

En el caso de las parejas que estaban en lista de espera, también se están implantando de nuevo embriones con madres de alquiler seleccionadas: "Ahora llevamos una vida normal y esperamos que la paz vuelva pronto".

Rodrigo Abd/AP Photo
Un cuidador da el biberón a un recién nacido en un sótano de Kiev, el 19 de marzo de 2022.Rodrigo Abd/AP Photo