This content is not available in your region

El hambre mata a los niños en La Guajira, Colombia,

Access to the comments Comentarios
Por Héctor Estepa
euronews_icons_loading
Familiares ante el féretro de un niño muerto por desnutrición
Familiares ante el féretro de un niño muerto por desnutrición   -   Derechos de autor  extracto montaje

Esta es la imagen de una tragedia que no tiene fin en La Guajira colombiana

Una familia de indígenas wayuu vela a un niño de nueve meses muerto por causas vinculadas a la desnutrición

Bloquean las vías del tren exigiendo ayuda y ante la impasividad de los políticos que sólo se acuerdan de la región en elecciones.

La madre del recien fallecido, Sonia Epiyeyu, intenta superar la perdida de su niño. "He sido fuerte. Sí, yo soy fuerte. Pero creo yo que, como dice la gente, uno tiene que seguir adelante. Por mis otros niños."

Casi 400 menores muertos por desnutrición desde 2017

Al menos 374 menores han muerto en la zona por desnutrición desde 2017. Son cientos de entierros como este, cientos de madres destrozadas como Sonia. El 66% de esta región semidesértica es pobre y apenas el 20% tiene acceso a agua potable. Miles recorren kilómetros para extraer líquido embarrado de reservorios de lluvia. Esta comunidad construyó un pozo pero no le garantiza agua limpia. En el humilde cementerio está la tumba del niño Fabián, fallecido hace un mes por desnutrición.

“Se le presentó diarrea, y después vómito. Ahí no pudimos hacer nada. Es complicado, me cuesta hablar de mi hijo"
Mónica Pepieyú, madre de Fabián muerto por desnutrición

Mónica termina su relato rompiendo a llorar. 

Más niños sufren el hambre en la misma ranchería Sus padres denuncian que no hay trabajo. Con su hija desnutrida vive María, una migrante venezolana, en una favela. Le recetaron vitaminas  a la niña que lucha por sobrevivir.

"Sí le doy papita, cuando tengo yo se lo hago. Pero no es todos los días."
María Jusayú, madre de una niña con desnutrición

María reconoce que no la alimenta adecuadamente como debería alimentarse a un niño, aunque le da lo que puede conseguirle.

En esta casa, como en tantas otras, almuerzan a media tarde para no tener que cenar y engañar al hambre.

"En 2017 la Corte Constitucional colombiana emitió más de 200 órdenes para que las instituciones del país garantizasen el acceso del pueblo wayuu al agua, la alimentación, y también a la salud. Tomaron la decisión después de registrar la muerte de más de 4.000 niños en la década anterior debido a enfermedades relacionadas con la malnutrición. Pobladores y oenegés denuncian aquí que el Estado no ha cumplido con esa sentencia. La mortalidad infantil por causas relacionadas con la malnutrición continúa siendo en La Guajira siete veces superior a la media nacional", resalta nuestro enviado especial Héctor Estepa, desde Media Luna, en La Guajira.