This content is not available in your region

Ucrania se enfrenta a una "guerra de artillería", y necesita armamento occidental más avanzado

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP, AFP, EBU
euronews_icons_loading
Ucrania
Ucrania   -   Derechos de autor  Francisco Seco/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Con sus hogares en la línea del frente, civiles del este de Ucrania huyen de la batalla que se está librando en el corazón industrial del país. Mujeres, niños y ancianos, se dirigieron al oeste en un tren especial que partió de la ciudad de Pokrovsk.

Los combates más encarnizados siguen teniendo lugar en torno a la ciudad industrial oriental de Severodonetsk, una batalla que, según Zelenski, es fundamental para el destino de la región del Donbás.

La autoproclamada República Popular de Donetsk informó este viernes de que el ejército ucraniano había estado bombardeando intensamente la región. Las imágenes provistas por el canal ruso RTR y la agencia de prensa rusa RIA NOVOSTI no han podido ser verificadas de manera independiente.

Falta de armamento

Mykhailo Podolyak, asesor del presidente de Ucrania, dijo a la BBC en una entrevista emitida el jueves que la pérdida diaria de entre 100 y 200 soldados ucranianos es el resultado de una "completa falta de paridad" entre Ucrania y Rusia.

Dijo que sólo un armamento occidental más avanzado hará retroceder la ofensiva rusa y obligará a Moscú a sentarse a la mesa de negociaciones.

El gobernador de Mykolaiv, Vitaliy Kim, declaró que las tropas ucranianas estaban haciendo algunos progresos en el contraataque contra las fuerzas rusas que han ocupado parcialmente la región.

"El ejército de Rusia es más poderoso, tienen mucha artillería y munición. Por ahora esta es una guerra de artillería y no tenemos munición en nuestras reservas, así que la ayuda de Europa y América es muy muy importante, porque necesitamos munición para defender nuestro país", declaró Kim. 

Soldados ucranianos siguen luchando por reconquistar Jersón, que ha estado en manos de Moscú desde el inicio de la invasión. Los pueblos de la zona permanecen silenciosos, pero sólo hasta que el fuego de artillería vuelve a tronar en el cielo.