This content is not available in your region

La planta química de Azot y la ciudad de Severodonetsk siguen bajo control ucraniano, según Lugansk

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP, AFP, EBU
euronews_icons_loading
restos destruidos de coches en la línea del frente en Severodonetsk, región de Luhansk, Ucrania, el miércoles 8 de junio de 2022.
restos destruidos de coches en la línea del frente en Severodonetsk, región de Luhansk, Ucrania, el miércoles 8 de junio de 2022.   -   Derechos de autor  Oleksandr Ratushniak/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

La planta química de Azot en Severodonetsk sigue bajo control ucraniano. Ucrania ha dicho que unas 800 personas estaban escondidas en varios refugios antibombas debajo de la planta, incluidos unos 200 empleados y 600 residentes.

Según un separatista respaldado por Rusia, entre 300 y 400 combatientes ucranianos están también atrapados en la planta, además de los cientos de civiles refugiados. Las autoridades de facto de Lugansk confirmaron que no controlan toda la ciudad.

"Severodonetsk no está completamente, 100% liberada. Los militares ucranianos, los militares de los batallones nacionalistas ucranianos todavía permanecen en la zona industrial de la planta Azot, desde donde están bombardeando la ciudad, por lo que es imposible decir que la situación está tranquila en Severodonetsk, no podemos decir que es completamente nuestra, que podemos ir allí, organizar trabajos de restauración", declaró Leonid Pasechnik, jefe de la República Popular de Lugansk.

Hasta ahora, unos 10 000 soldados ucranianos han muerto desde el comienzo de la invasión rusa, declaró el sábado el asesor presidencial, Oleksiy Arestovych, y el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, declaró recientemente que hasta 100 soldados ucranianos morían cada día en combate.

Las declaraciones de Arestovych son la primera vez que Kiev facilita el número completo de muertos desde el inicio de la guerra el 24 de febrero, aunque calificó las cifras de "aproximadas".

Mientras tanto, en las afueras de Mariúpol las fosas se multiplican, y la tensión aumenta ahora que la ciudad corre el riesgo de sufrir un importante brote de cólera, según el Ministerio de Defensa británico.