This content is not available in your region

Indignación y protestas en todo EE. UU. tras la anulación del derecho al aborto

Access to the comments Comentarios
Por Oscar Valero  & Blanca Castro  con Agencia EFE
euronews_icons_loading
Manifestantes celebraron una concentración frente al Palacio de Justicia, el 24 de junio de 2022 en el centro de la ciudad de San Diego, California.
Manifestantes celebraron una concentración frente al Palacio de Justicia, el 24 de junio de 2022 en el centro de la ciudad de San Diego, California.   -   Derechos de autor  Nelvin C. Cepeda / The San Diego Union-Tribune vía AP

Miles de mujeres y ciudadanos a favor del aborto de todas partes de Estados Unidos salieron a las calles para protestar contra la decisión del Tribunal Supremo de anular la sentencia Roe contra Wade.

Once estados de los 50 que componen Estados Unidos prohibieron la interrupción del embarazo este mismo viernes nada más conocerse la derogación -una protección del derecho al aborto vigente desde 1973-, mientras otros estados podrían hacerlo en los próximos días.

Los estados que ya han prohibido el aborto son: Texas, Dakota del Norte , Arkansas, Kentucky, Luisiana, Misuri, Oklahoma, Dakota del Sur, Utah, Idaho y Wisconsin. 

La organización Planned Parenthood, que cuenta con la mayor red de clínicas de salud reproductiva de Estados Unidos, y el Instituto Guttmacher han advertido que en total 23 estados prohibirán con rapidez el aborto. 

En el caso de Texas, la prohibición a la interrupción del embarazo no entrará en vigor hasta dentro de 30 días, según los datos del Instituto Guttmacher. 

En total, al menos 36 millones de mujeres en edad reproductiva podrían perder el acceso al aborto.
Planificación Familiar
ONG al servicio de la salud reproductiva en Estados Unidos.

Planificación Familiar calificó la decisión de "devastadora" sobre todo para las personas más vulnerables de la sociedad como "las comunidades negras, latinas e indígenas, las personas con discapacidades, las que viven en áreas rurales, jóvenes, inmigrantes y quienes tienen dificultades financieras".

Sin embargo, a pesar de la decepción, las organizaciones proelección, como Planificación Familiar, dicen que sabían que llegaría este momento.

"Las oficinas de Planificación Familiar están abiertas. No vamos a retroceder y vamos a estar ahí para nuestros defensores y pacientes. Si no puedes abortar en tu estado, vamos a ayudarte a averiguar cómo puedes conseguirlo en otro lugar", dice la trabajadora de la entidad Kate Smith. 

Watchara Phomicinda / The Orange County Register vía AP
Yazmin Orozco, de 18 años, sostiene una percha con la frase "Bien, lo haré yo misma" refiriéndose a la anulación del derecho al aborto.Watchara Phomicinda / The Orange County Register vía AP

Uno de los estados donde la prohibición ha comenzado es Misuri.

El estado sureño lo ha hecho por medio de una ley de activación, conocida también como "ley gatillo", una acción estatal rápida que prohíbe el aborto desde la concepción en todos sus supuestos

Además de Misuri, en otros estados queda prohibido automáticamente el aborto en la mayoría de los supuestos gracias a estas leyes gatillo. Pero este no es el caso de Kansas, uno de los únicos estados del Sur donde se mantiene legal, a pesar de algunas restricciones. 

"Tenemos la suerte de que el acceso está actualmente protegido aquí en el estado de Kansas, pero sabemos llegarán aún más pacientes de fuera del estado, más de lo que ya hemos visto, y que el acceso para las personas en nuestros estados circundantes y para las personas aquí en el estado de Kansas que ya no pueden obtener citas será muy dificil", explicó Rebecca Taub, médico de la la Clínica Trust Women.

La vicepresidenta Kamala Harris también mostró su rechazo a la anulación de Roe contra Wade.

"Se trata de una crisis sanitaria porque, entiéndase, millones de mujeres en Estados Unidos se irán a la cama esta noche sin acceso a la atención sanitaria y reproductiva que tenían esta mañana".

Los republicanos en el Congreso celebraron la decisión. Los demócratas, por su parte, quieren convertir el aborto en una ley federal, pero con la actual correlación de fuerzas en el Senado, es una misión imposible a pesar de que, según la encuesta Pew Review 2022, el 61 % de los estadounidenses cree que debería ser legal.