This content is not available in your region

Las familias de los presos políticos denuncian la "política de exterminio" de Ortega en Nicaragua

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con AP, EFE
euronews_icons_loading
La palabra "asesino" cubre un mural del presidente de Nicaragua Daniel Ortega, el 26 de mayo de 2018
La palabra "asesino" cubre un mural del presidente de Nicaragua Daniel Ortega, el 26 de mayo de 2018   -   Derechos de autor  Esteban Felix/Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.

No se le había visto públicamente desde su detención en junio de 2021. El ex precandidato a la presidencia de Nicaragua, Félix Maradiaga, ha sido llevado a una inusual audiencia televisada en la que se ha ratificado su sentencia de 13 años de prisión.

Su familia y abogados no fueron invitados, pero sí un medio progubernamental. Para los defensores de derechos humanos del país se trata de un circo para amedrentar a la oposición.

"Todo fue esencialmente una sesión de tortura transmitida en vivo a la población nicaragüense con el objetivo de castigar, con el objetivo de sembrar el terror en la población nicaragüense y por ende en su familia", denuncia Vilma Nuñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Como Maradiaga, hay casi 190 personas consideradas presos políticos en el país, seis de ellos podrían haber desafiado a Ortega por la presidencia en las elecciones del pasado noviembre.

Las familias se quejan de la "política de exterminio" de Ortega. La esposa de Maradiaga, Berta Valle, teme por su salud tras constatar su pérdida de peso. "En esas fotografías y en esas imágenes pude ver un rostro de mi marido que refleja mucho dolor. Conozco a mi marido desde hace más de 20 años y sé cuando su rostro está sufriendo. Nosotros, como familiares, reconocemos lo que sufren estas personas. Innecesariamente".

"Esta política de exterminio debe cesar", demandó en una rueda de prensa telemática Victoria Cárdenas, esposa del exaspirante a candidato presidencial de la oposición Juan Sebastián Chamorro, encarcelado desde hace 13 meses junto a otros disidentes al Gobierno sandinista. "Basta de tratos crueles, inhumanos, degradantes a personas inocentes y dignas. Los invito a vencer la indiferencia", clamó.

Para Renata Holmann, hija del gerente general del diario La Prensa de Nicaragua, Juan Lorenzo Holmann, "la dictadura busca deshumanizar y desgastar completamente" a los presos políticos. "Estoy sumamente angustiada por esta situación. No queremos que nos sigan entregando a nuestros familiares muertos o que nos envíen a casa por cárcel cuando los daños de salud son irreversibles", indicó. Consideró que las condiciones en que se encuentran los detenidos es "alarmante", por lo que exigió que "se respeten sus derechos y se abran las cárceles". 

Estados Unidos y la Unión Europea han pedido la liberación de los presos y han denunciado la victoria electoral de Ortega en noviembre como una farsa, imponiendo sanciones a su círculo íntimo, lo que no ha impedido que se sigan produciendo detenciones y la expulsión del país de la prensa independiente y grupos no gubernamentales.