Ortega inicia su quinto mandato en Nicaragua ahogado por las sanciones de la UE y EE.UU.

Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo en una fotografía de archivo
Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo en una fotografía de archivo Derechos de autor Esteban Felix/AP2011
Por Lucia Riera Bosqued con AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Lo hace con el apoyo de Venezuela, Cuba, Rusia y China y aislado de Estados Unidos y la Unión Europea, que siguen imponiendo sanciones

PUBLICIDAD

El quinto mandato de Daniel Ortega es ya una realidad. El presidente de Nicaragua inicia este lunes cinco nuevos años en el poder junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

Las sesiones del nuevo parlamento se inauguraron el pasado domingo, con sus parlamentarios, 75 pertenecientes al gobernante Frente Sandinista y 16 a partidos derechistas, prometiendo apoyar la toma de posesión de Ortega este lunes.

Lo hace con el apoyo de Venezuela, Cuba, Rusia y China -su nuevo aliado tras la ruptura en diciembre pasado de las relaciones diplomáticas con Taiwán-, y aislado de Estados Unidos y la Unión Europea, que siguen imponiendo sanciones contra su régimen por las elecciones "fraudulentas" del pasado mes de noviembre. De aquellos comicios fue excluída la oposición, que carece de asiento en el Congreso.

Ortega, exguerrillero de 76 años, gobierna Nicaragua de forma consecutiva desde 2007, aunque fue por primera vez presidente del país de 1985 a 1990. Si acaba su nuevo mandato cumplirá 20 años seguidos en el poder, un caso inédito en América Latina.

La oposición nicaragüense en el exilio ha organizado una jornada de protesta contra la falta de Gobierno legítimo en el país.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Sergio Ramírez cree que es papel de los jóvenes "construir la alternativa" a Ortega

Nicaragua | Con sus rivales presos, Daniel Ortega es reelegido con el 75 % de los votos

Nicaragua celebra la 'Gritería' con las relaciones entre la Iglesia y Gobierno rotas