This content is not available in your region

Vuelve la obligatoriedad de la mascarilla a Chipre tras un aumento de infecciones por COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con EBU
euronews_icons_loading
ARCHIVO - Una mujer con una mascarilla en una calle comercial principal de la capital Nicosia, Chipre, miércoles, 19 de enero de 2022
ARCHIVO - Una mujer con una mascarilla en una calle comercial principal de la capital Nicosia, Chipre, miércoles, 19 de enero de 2022   -   Derechos de autor  Petros Karadjias/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Chipre ha vuelto a la obligatoriedad de llevar mascarilla en espacios cerrados para los mayores de doce años, en medio de un aumento de las infecciones por COVID-19.

El gobierno dijo que este aumento está en línea con una tendencia mundial, y en efecto, el número de casos se ha disparado en países como Francia, Alemania y España, este último que ya contabiliza más de 12 000 hospitalizaciones según el último informe del Ministerio de Sanidad.

En aeropuertos y centros comerciales, la opinión de los chipriotas se divide, entre aquellos que nunca abandonaron la mascarilla, y los que la juzgan innecesaria. 

Las autoridades advirtieron que cualquier persona o empresa que infrinja la orden de la mascarilla obligatoria podría enfrentarse a una multa de 300 euros.

Según las cifras del Ministerio de Sanidad de la República de Chipre, 19.503 personas dieron positivo en un total de 147.623 muestras entre el 25 de junio y el 5 de julio, de una población de aproximadamente 916.000 habitantes.

El gobierno dijo que el uso de la mascarilla no es obligatorio en el hogar, para los miembros de la familia dentro de un vehículo, durante las comidas, los deportistas, los cocineros durante las parrilladas y para las personas con dolencias y otros problemas de salud que les dificultan el uso de la mascarilla.

También se aclaró que durante el santo sacramento de la boda o el bautizo en una iglesia o en las áreas de gobierno local, así como durante las felicitaciones a los recién casados, la pareja, los padres, los padrinos y las madrinas, así como los sacerdotes, están exentos de llevar una mascarilla protectora.