This content is not available in your region

La ayuda detrás del humo: residentes del suroeste de Francia se unen para resistir los incendios

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
Un bombero se encuentra junto a un incendio forestal cerca de Landiras, en el suroeste de Francia, el lunes por la mañana, 18 de julio de 2022.
Un bombero se encuentra junto a un incendio forestal cerca de Landiras, en el suroeste de Francia, el lunes por la mañana, 18 de julio de 2022.   -   Derechos de autor  AP/AP

En la última semana, cientos de bomberos han sido desplegados en el suroeste de Francia para tratar de contener los enormes incendios forestales que ya han consumido unas 17.000 hectáreas en esta región.

Las autoridades locales dicen que tienen los elementos en su contra y 32.000 de los residentes aquí han sido evacuados el lunes. Esto es una tragedia personal, y muchos de los habitantes de Villandraut (Gironda), Francia, dicen que no tienen idea de lo que sucederá a continuación.

"Sí, es la primera vez. ¿Cómo me siento? Pues como todos, pienso que es estresante. Pero creo que todos preferimos estar activos a no estar en casa. Estamos contentos de quedarnos en nuestro pueblo", opinó una de las residentes y voluntaria. 

"Es doloroso, pero seguimos diciéndonos a nosotros mismos que esta es nuestra casa, pero estamos contentos de poder ayudar y estar presentes y ver cómo nuestra ciudad se une", agregó otra. 

Los lugareños han convertido una casa de cultura en un centro de coordinación desde el que recogen donaciones e intentan apoyar lo mejor posible a los que luchan por sus pueblos.

"Llevamos aquí cinco o seis días... desde el principio realmente. Y es verdad que los bomberos están contentos de venir a esta base... donde tratamos de cuidarlos, incluso les ofrecemos masajes", explicó uno de los voluntarios. 

Los fuertes vientos de la noche del lunes han ralentizado los esfuerzos de los bomberos y han complicado aún más su difícil tarea. Se vieron obligados a cambiar de posición varias veces a lo largo del día y la noche.

Las autoridades también decidieron cortar los árboles para evitar que el fuego se extendiera, especialmente cerca de los pueblos, en la mayor zona forestal de Francia, donde el impacto medioambiental de estos incendios se dejará sentir durante generaciones.