This content is not available in your region

Varias ciudades húngaras boicotean el mayor espectáculo de fuegos artificiales de Europa

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Los fuegos artificiales son un entretenimiento fácil y espectacular.
Los fuegos artificiales son un entretenimiento fácil y espectacular.   -   Derechos de autor  Diritti d'autore Charlie Riedel/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

Los fuegos artificiales son un entretenimiento fácil y espectacular. Pero en las últimas semanas, los cohetes de colores se han convertido en un símbolo de la distracción y el exceso de gasto sin sentido del Gobierno húngaro. Por eso se han cancelado los espectáculos pirotécnicos del la Fiesta Nacional de la fundación de Hungría del 20 de agosto, sobre todo en las ciudades de la oposición.

El Gobierno húngaro está planeando los mayores fuegos artificiales de Europa este año. En Budapest se desplegarán 40.000 dispositivos pirotécnicos a lo largo de un tramo de 4 kilómetros del Danubio. Lo único que sabemos es que los cohetes cuestan más de 1.600 millones de forints (4 millones de euros), porque todo el presupuesto se ha mantenido en secreto durante 10 años. Pero hasta ahora sabemos que la ceremonia del año pasado costó 12.000 millones de forints (30 millones de euros).

En medio de una crisis sanitaria, una crisis bélica y una crisis económica, muchos piensan que no es el mejor momento para derrochar recursos. En Internet se han lanzado varias iniciativas contra los fuegos artificiales de Budapest. The Voice, un semanario independiente, ha lanzado una petición y hasta ahora la han firmado casi 190.000 húngaros.

El alcalde Gergely Karácsony intentó salvar su reputación en Facebook. Escribió que cancelaría los fuegos artificiales si pudiera, pero que no puede cambiar la decisión del gobierno.

Cada municipio toma sus propias medidas

Sin embargo, muchos municipios rurales han tomado medidas. Entre ellos, Ózd, Salgótarján, Dunaújváros, Törökbálint, Szentes y Székesfehérvár se han negado a celebrar fuegos artificiales, alegando el aumento de los impuestos y el incremento de los precios de la energía, mientras que el alcalde de Siófok dice que no es apropiado celebrar de esta manera durante una guerra. Por su parte, el ayuntamiento de Pásztó está más preocupado por las mascotas. Mientras que en Pécs el dinero se destina a la protección del clima, en Szeged se gasta en leña.

Pál Veres, alcalde de la oposición de Miskolc, cree que en estos tiempos difíciles lo más importante es ahorrar dinero. Sobre todo, después de que la ciudad haya tenido que devolver recientemente un gigantesco préstamo contraído en 2006.

En Hódmezővásárhely -como en Százhalombatta- los vecinos podían decidir si querían fuegos artificiales. El ayuntamiento, dirigido por Péter Márki-Zay, organizó una votación para ellos.

"Se publicó una papeleta en el periódico local. Se colocaron urnas en varios lugares de la ciudad, en el ayuntamiento, en los hospitales e incluso en los autobuses. Así todo el mundo podía elegir si quería fuegos artificiales o no" dijo a Euronews el teniente alcalde de Hódmezővásárhely, Ferenc Gyöngyösi. 

Al final, más de 500 personas emitieron su voto y 460 votaron que no. Con el millón y medio de forints que se ahorran, apoyarán a las personas necesitadas.

No sólo la oposición, sino también las ciudades del Fidesz empiezan a cambiar de opinión. Tihany, Balassagyarmat y Sümeg también han decidido celebrar sólo espectáculos de luz este año. Pero nadie puede convencer al alcalde de Kistarcsa. Pagará los fuegos artificiales del 20 de agosto de su propio bolsillo.