This content is not available in your region

La OTAN insta a Serbia y a Kósovo a que rebajen las tensiones

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Aleksandar Vucic y Jens Stoltenberg
Aleksandar Vucic y Jens Stoltenberg   -   Derechos de autor  Olivier Matthys/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

La OTAN insta a que Serbia y Kósovo rebajen las tensiones. El secretario general Jens Stoltenberg ha mantenido encuentros por separado con el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y con el primer ministro de Kósovo, Albin Kurti, en la primera de las dos jornadas de reuniones en Bruselas. Los bloqueos en los pasos fronterizos de Serbia en protesta por la prohibición de documentos de identidad y matrículas serbias en territorio kosovar caldeó los ánimos entre ambas partes a finales de julio.

Jens Stoltenberg, secretario General de la OTAN, destaca:"Aunque la situación sobre el terreno ha mejorado, es responsabilidad de todas las partes, especialmente de las autoridades de Belgrado y Pristina, evitar que se produzca una nueva escalada. Hago un llamamiento a todas las partes para que se moderen y eviten la violencia. En caso de que se ponga en peligro la estabilidad, la Fuerza Internacional de Seguridad para Kosovo (KFOR) está dispuesta a intervenir y tomará todas las medidas que sean necesarias para garantizar un entorno seguro y la libertad de circulación de toda la población de Kosovo."

Aleksandar Vucic, presidente de Serbia, señala: "No esperen que los serbios nos quedemos quietos y expresemos lo bien que nos sentimos. Hay una nueva generación de niños, de jóvenes en el norte de Kosovo y en Kosovo en general que no lo toleran. No ven a Kosovo como un país independiente, como lo hacen 22 de los 27 países miembros de la UE, sino que lo ven como un territorio de Serbia".

Kurti por su parte ha asegurado que Kosovo ha demostrado su compromiso a la hora de proteger principios y valores comunes a la Alianza Atlántica y ha lamentado la influencia rusa en Belgrado.

"Por un lado está el Estado democrático de Kósovo. Tenemos una policía profesional dentro de nuestra república. Y por otra parte, en el otro lado, tienes estructuras ilegales en Serbia que se han convertido en bandas criminales que levantan barricadas. Y en este sentido, se puede decir que hay dos bandos, pero nunca debemos perder el norte", añadía Kurti.

El próximo paso en el diálogo entre Belgrado y Pristina será este mismo jueves con el jefe de la diplomacia de la Unión Europea. A pesar de que se trata de un foro de diálogo abierto por ellos mismos en 2011 para normalizar su relación, según la retórica y las acusaciones cruzadas se augura un encuentro complicado.