This content is not available in your region

El bloque gubernamental de centroizquierda gana las elecciones en Suecia, según los sondeos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
euronews_icons_loading
Un ciudadano deposita su voto en las elecciones en Suecia
Un ciudadano deposita su voto en las elecciones en Suecia   -   Derechos de autor  Pontus Lundahl/TT News Agency

El bloque de centroizquierda de la primera ministra socialdemócrata, Magdalena Andersson, encabeza el recuento de las elecciones generales suecas de este domingo con el 50 % frente al 48,2 % de la oposición, escrutados alrededor de una cuarta parte de los 6.578 distritos electorales.

De confirmarse este resultado, el centroizquierda obtendría 177 diputados por 172 de la derecha.

El Partido Socialdemócrata, la fuerza que ha dominado la política sueca en el último siglo, repetiría triunfo con el 30,1 %, casi dos puntos más que en 2018; por delante del ultraderechista Demócratas de Suecia (SD), con el 20,8 %, tres puntos más, que se convertiría en la primera fuerza de la oposición.

El Partido Moderado (conservador) bajaría a la tercera plaza con el 17,7 %, dos puntos menos, lo que dejaría en una situación muy comprometida al hasta ahora líder de la oposición, Ulf Kristersson.

Los dos sondeos a pie de urna difundidos por el canal privado TV4 y el público SVT al cierre de los colegios ya daban como ganador al bloque de Andersson -que incluye también a excomunistas, centristas y ecologistas-, con una diferencia que variaba de seis décimas a 2,6 puntos.

Las encuestas en los días previos apuntaban a una gran igualdad entre los dos bloques, aunque con ligera ventaja para el centroizquierda, indicando que podría repetirse el drama electoral de 2018.

La diferencia entonces fue de un solo escaño a favor del bloque gubernamental y hubo que esperar una semana para tener un resultado definitivo, presagio de unas arduas negociaciones para formar gobierno, que duraron 134 días, un récord en la historia sueca.

El "cordón sanitario" que le han realizado el resto de partidos al ultraderechista SD desde su llegada al Parlamento en 2010 es lo que explica que los socialdemócratas hayan podido gobernar las dos pasadas legislaturas a pesar de que había una mayoría de centroderecha en la Cámara.

En la última fue necesario un pacto de los socialdemócratas y sus aliados ecologistas con centristas y liberales, rompiendo la alianza de centroderecha que existía desde 2004, para mantener el aislamiento al SD, que se ha ido resquebrajando.

Conservadores, democristianos y liberales, que han vuelto a cambiar de bando, se avienen ahora a pactar con la ultraderecha, aunque mantienen su negativa a que forme parte de un hipotético gobierno, un rechazo que podría ser difícil de mantener al SD desbancar a los conservadores de la segunda plaza.

La campaña electoral ha estado dominada por temas como el aumento del crimen, la inmigración y la crisis energética.