This content is not available in your region

Rusia instalará oficinas de alistamiento en las fronteras y fichará a los que salgan del país

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
Un grupo de hombres rusos cruza la frontera entre Rusia y Georgia
Un grupo de hombres rusos cruza la frontera entre Rusia y Georgia   -   Derechos de autor  Zurab Tsertsvadze/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved   -  

Los miles de rusos que cada día tratan de cruzar las fronteras de su país para escapar a la movilización militar parcial ordenada por Putin van a toparse a partir de ahora con un enorme obstáculo: la instalación en los pasos fronterizos de oficinas móviles de registro y alistamiento militar.

Serguéi Meniaylo, presidente de Osetia del Norte, la república que los rusos están atravesando en masa para llegar a Georgia, ha anunciado que se controlará a todos los que lleguen al territorio y "si un ciudadano está sujeto al reclutamiento, de acuerdo con la lista federal, se le entregará una citación en el acto".

El presidente de la Duma rusa, Vyacheslav Volodin, ha ido más allá al anunciar que se elaborarán listas con los nombres de los que se marchan.

"Quizás sea bueno que se vayan. No tememos que retenerlos. Son traidores. Pero debemos decirles que han cometido repetidamente crímenes contra su país, contra su pueblo. Si deciden volver, serán castigados según la ley", aseguró en la Duma

Georgia y Kazajstán ya han recibido a decenas de miles de ciudadanos rusos y aún no tienen previsto cerrar la frontera.

El país que sí quiere cerrarla es Finlandia, al que han llegado en los últimos días más de 40 000 personas procedentes de Rusia.

Oleg, un moscovita, afirma que lo que más teme es que Rusia se convierta en una prisión.

"Esto da mucho miedo, cuando entiendes que estás viviendo detrás de fronteras cerradas y no hay nada que puedas hacer al respecto. Este es un tipo de escenario al que creo que mucha gente tiene miedo. No por la movilización, sino porque la frontera se cerrará para siempre y eso será todo. Vivirán en un estado totalitario en el que no podrán hacer nada en absoluto".

El portavoz de Vladímir Putin, Dmitri Peskov, ha dicho que Rusia no tiene previsto cerrar las fronteras todavía. Sin embargo, los medios rusos afirman que la administración presidencial está considerando esa opción.