Mundial de Judo | Georgia lucha por ascender en el torneo y Japón continúa atesorando triunfos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
Las medallistas de la categoría femenina de menos de 63 kilogramos.
Las medallistas de la categoría femenina de menos de 63 kilogramos.   -   Derechos de autor  AFP   -  

El Campeonato Mundial de Judo de Uzbekistán, que se celebra en el Humo Arena, vivió una emocionante cuarta jornada. La ceremonia oficial de apertura entretuvo al público local con un impresionante despliegue de talento y pasión

El presidente de la Federación Internacional de Judo, Marius Vizer, y el Primer Ministro de la República de Uzbekistán, Abdulla Aripov, inauguraron oficialmente el Campeonato Mundial de Judo de este año. El orgullo nacional brilló de principio a fin, ya que asistentes de todas las edades cantaron juntos el himno.

En la categoría de menos de 63 kg., ante la ausencia de la leyenda del judo Clarisse Agbegnenou, la canadiense Catherine Beauchemin-Pinard, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos, parecía dispuesta a ocupar el trono vacío, con un dominio en el suelo que le valió el puesto en la final.

La japonesa Horikawa Megumi, en el otro lado del tatami, parecía dispuesta a añadir otra medalla de oro a las 4 que ya había cosechado Japón. Con un judo espectacular, muestra de ello un osoto-gari que realizó.

En la final, Horikawa ejecutó un uchi-mata de libro para hacerse con el título en la categoría de menos de 63 kg. La atleta japonesa estaba claramente encantada de conseguir el triunfo para su país. Se erigió como una revelación a tener en cuenta.

El Primer Ministro de la República de Uzbekistán, su excelencia el Sr. Abdulla Aripov, entregó las medallas.

"Uchi-mata es una de mis técnicas más poderosas, estoy encantada de ganar una final mundial con mi técnica favorita", destacaba Horikawa tras recoger la medalla.

Los espectadores fueron testigos de cómo la sensación georgiana Tato Grigalashvili se abría paso hasta la final. El medallista de plata mundial parecía estar dispuesto a mejorar este año.

En la final se enfrentaría a su rival más cercano, su oponente de la final mundial del año pasado, el belga Matthias Casse. Casse llegó a la final con un ataque en el último momento, que le permitió arrebatarle la victoria al japonés Fujiwara.

De esta forma se abría una revancha épica que daba lugar a uno de los mejores combates del torneo. Dos judocas increíbles en su mejor momento. 

Todo el estadio ardía de emoción, el georgiano se esforzó al máximo, lanzando grandes combos para conseguir el Waza-ari de necesario que arrebata el título mundial a Casse, un momento increíble del judo.

El presidente de World Taekwondo, Chungwon Choue , entregó la medalla al vencedor.

"La razón por la que conseguí la victoria al final fue gracias a mi espíritu georgiano. Mi corazón georgiano. Somos guerreros, somos una nación guerrera. El corazón georgiano fue el que ganó", destacaba Tato Grigalashvili tras recibir la medalla.

Los campeones del mundo, también estuvieron, y se reunieron con los aficionados, una maravillosa oportunidad para el público apasionado por el judo que ha viajado desde muy lejos para conseguir autógrafos y hacerse fotos con sus héroes, que estuvieron encantados de ofrecer un momento inolvidable para tanta gente.