Truss se disculpa por los recortes del gasto que aplicará el Gobierno británico

Truss se disculpa por los recortes del gasto que aplicará el Gobierno británico
Truss se disculpa por los recortes del gasto que aplicará el Gobierno británico Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por William James y Sachin Ravikumar

LONDRES, 18 oct - La primera ministra, Liz Truss, se disculpó por amenazar la estabilidad económica del Reino Unido después de verse obligada a desechar sus amplios planes de reducción de impuestos y por embarcarse en un doloroso programa de recortes del gasto público.

El lunes, Truss observó en silencio en el Parlamento cómo su nuevo ministro de Economía, Jeremy Hunt, desbarataba el programa económico radical que la primera ministra había propuesto hace menos de un mes y que desencadenó una caída del mercado de bonos tan profunda que el Banco de Inglaterra tuvo que intervenir para evitar el colapso de los fondos de pensiones.

El Financial Times informó el martes de que el banco central probablemente retrasará su prevista venta de miles de millones de libras de bonos del Estado porque los mercados siguen mostrando demasiada volatilidad.

La decisión de Truss de retirar su programa económico ha aliviado parte de la presión sobre los elevados costes de endeudamiento de Reino Unido, pero la magnitud del revés significa que ahora se enfrenta a retos a su liderazgo, tan sólo seis semanas después de convertirse en primera ministra.

Algunos de sus parlamentarios ya han hecho pública su petición de que dimita.

"Quiero aceptar la responsabilidad y pedir perdón por los errores cometidos", dijo Truss a la BBC a última hora del lunes.

"Quería actuar para ayudar a la gente con sus facturas de energía, para tratar el tema de los altos impuestos, pero fuimos demasiado lejos y demasiado rápido". Añadió que "se queda" y que más tarde se dirigirá a su gabinete de ministros de alto nivel.

El Daily Mail, que había aclamado el plan de Truss, publicó el lunes una portada con la primera ministra abandonando el parlamento bajo el titular "En el cargo, pero no en el poder", mientras que el Sun, también partidario de Truss, la llamó "La primera ministra fantasma".

James Heappey, ministro de las Fuerzas Armadas, dijo el martes que Truss, su jefa, no podía permitirse cometer más errores. "A su favor, hay que decir que ha asumido su responsabilidad y se ha disculpado", dijo a Sky News.

TURBULENCIAS EN EL MERCADO

Truss fue elegida por los miembros del partido, y no por el electorado, con la promesa de recortar los impuestos y la regulación para impulsar la economía, un programa que fue calificado por sus detractores como una vuelta a la economía de  "trickle-down" ("goteo") de Thatcher de los años 80.  Esta teoría defiende que las rebajas fiscales y otras ayudas a las grandes empresas y a las clases altas acabarán beneficiando al conjunto de la sociedad.

Pero la reacción del mercado fue tan drástica que los costes de los préstamos se dispararon, los bancos retiraron  ofertas de hipotecas y los fondos de pensiones cayeron en picado.

Con la reputación económica de Reino Unido por los suelos, es posible que ahora Hunt tenga que ir más lejos en la búsqueda de recortes del gasto público de lo que habría hecho el Gobierno si Truss no hubiera desencadenado su plan económico en un momento de inflación creciente.

Una de las áreas de gasto que ya se ha eliminado es el amplio paquete de apoyo a la energía de dos años de Truss, que se esperaba que costara más de 100.000 millones de libras. Hunt ha dicho que el apoyo a los hogares y a las empresas durará ahora hasta abril, cuando se volverá a revisar.

El lunes también se negó a garantizar una serie de medidas anunciadas anteriormente, como el compromiso de aumentar las pensiones de acuerdo con la inflación, y no ha descartado una reducción del gasto sanitario ni se ha comprometido con la promesa de Truss de aumentar el gasto en defensa.

Torsten Bell, director de la Fundación Resolution, un grupo de expertos, dijo a la radio de la BBC que el Gobierno podría tener que encontrar recortes en el gasto público de unos 30.000 millones de libras, una tarea que se verá dificultada por los sucesivos Gobiernos conservadores que han recortado los presupuestos de los departamentos en los últimos 10 años.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Gaza: La ONU advierte que la agencia para refugiados palestinos está al borde del colapso

Ucrania: Dos años de guerra en cifras

Kiev derriba otro AWACS ruso en Krasnodar