¿Profeta o traidor? Rishi Sunak es el favorito para ser el próximo primer ministro británico

¿Profeta o traidor? Rishi Sunak es el favorito para ser el próximo primer ministro británico
¿Profeta o traidor? Rishi Sunak es el favorito para ser el próximo primer ministro británico Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por William Schomberg

LONDRES, 20 oct - Para algunos conservadores, Rishi Sunak es el ministro que permitió a la economía de Reino Unido superar la pandemia del COVID, para otros el traidor que acuchilló a Boris Johnson o el rival de Liz Truss que advirtió con acierto que los planes fiscales de la todavía primera ministra traerían el caos.

Ahora va a comprobar si puede convencer al partido gobernante de Reino Unido de que es el hombre que lo salvará del caos.

El exministro de Economía quedó en segundo lugar en la última contienda para convertirse en primer ministro de Reino Unido, que concluyó hace solo seis semanas, a pesar de ser el candidato más popular entre los legisladores conservadores del Parlamento.

Sin embargo, fue derrotado por Liz Truss en el voto decisivo, el de los miembros de base del partido, y muchos le culparon de la caída de su héroe Boris Johnson.

La dramática decisión de Sunak de abandonar el cargo en julio desencadenó una oleada de dimisiones de ministros, lo que finalmente obligó a Johnson a renunciar a regañadientes al puesto más alto de Downing Street.

Durante la contienda por el liderazgo del verano, Sunak advirtió que los recortes fiscales de Truss provocarían un aumento de los costes de los préstamos, un mensaje que resultó ser correcto, ya que el programa económico de la primera ministra desencadenó una caída del mercado de bonos que en última instancia desencadenó la caída de su promotora.

Ante la confusión reinante entre los conservadores, muchos en su partido piensan que es Sunak el único que puede resolver los problemas del partido.

"Tiene el plan y la credibilidad para restaurar la estabilidad financiera, ayudar a bajar la inflación y ofrecer recortes fiscales sostenibles en el tiempo; y unir a los conservadores trayendo los mejores talentos al Gobierno para cumplir con el pueblo británico", dijo el ex vice primer ministro Dominic Raab en Twitter.

Para sus partidarios en el partido, el mensaje de la campaña de liderazgo anterior de Sunak sobre la necesidad de prudencia económica para hacer frente a la inflación galopante de Reino Unido y las críticas a los planes de Truss —que calificó de "cuentos de hadas"— han demostrado que es el hombre adecuado para el trabajo.

Pero tendrá que sopesar si puede superar la hostilidad de aquellos miembros del partido que siguen agraviados por su supuesta traición a Johnson, y por elevar la presión fiscal británica a su nivel más alto en décadas, justo cuando el país se dirigía a una severa crisis del coste de la vida.

¿DESCONECTADO?

Las acusaciones de que Sunak, antiguo jefe de un fondo de inversión de alto riesgo, está desconectado de la realidad social, se intensificaron en abril cuando su esposa, hija de un multimillonario indio, confirmó las informaciones de que tenía un estatus fiscal no domiciliado en Reino Unido, una situación que accedió a corregir.

Las casas de apuestas han vuelto a situar a Sunak como favorito para ganar la nueva contienda, aunque también lo fue en la carrera que finalmente ganó Truss.

Los problemas de Sunak en la carrera por el liderazgo contrastan con su rápido ascenso en el Partido Conservador, que comenzó en 2015 cuando fue elegido para el parlamento habiendo trabajado previamente para Goldman Sachs y el fondo de inversión TCI.

En 2020, con 39 años, Sunak fue nombrado ministro de Economía justo antes de que la pandemia de coronavirus afectara a Reino Unido. Abandonó los instintos de los conservadores y asumió una enorme emisión de deuda con el objetivo de evitar una depresión económica.

Eso le convirtió en uno de los políticos más populares del país, ya que fue alabado por ayudar a las empresas y a los trabajadores.

En una fotografía que captó la sensación de unidad que había detrás de sus planes de rescate, Sunak posó fuera de su despacho de Downing Street flanqueado por los jefes del mayor grupo sindical británico y de un importante grupo empresarial.

Sin embargo, ese consenso desapareció cuando Reino Unido salió de la crisis cargando con 400.000 millones de libras más de deuda y luego cayó en una crisis del coste de la vida que provocó aún más exigencias al erario público.

Los sondeos realizados a principios de este año mostraron que su valoración había caído entre los ciudadanos, preocupados por la crisis del coste de la vida y enfadados porque había subido los impuestos sobre las nóminas mientras su esposa había evitado los gravámenes británicos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Alemania prepara el primer despliegue permanente de tropas desde la Segunda Guerra Mundial

Pedro Sánchez cumple 13 años: El porqué de los años bisiestos

Inaugurada en Budapest la 14ª edición de las Jornadas de Cine Francófono