Xi se afianza en el poder en la clausura del congreso del Partido Comunista de China

Xi se afianza en el poder en la clausura del congreso del Partido Comunista de China
Xi se afianza en el poder en la clausura del congreso del Partido Comunista de China Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Yew Lun Tian y Eduardo Baptista

PEKÍN, 22 oct - El Partido Comunista de China concluyó el sábado el congreso que celebra dos veces por década, consolidando el férreo control de Xi Jinping sobre el poder y revelando un nuevo Comité Central en el que faltan dos autoridades clave que carecen de vínculos estrechos con el líder.

Xi, de 69 años, se encamina a conseguir un tercer mandato de cinco años como secretario general del partido, rompiendo con los precedentes y consolidando su lugar como el gobernante más poderoso de China desde Mao Zedong, el líder fundador de la República Popular.

La nueva dirección se desvelará el domingo hacia el mediodía (0400 GMT), cuando Xi entre en una sala con periodistas en el Gran Salón del Pueblo, seguido por los demás miembros del nuevo Comité Permanente en orden descendente de rango.

En un momento inusual de la ceremonia de clausura, el expresidente Hu Jintao, sentado junto a Xi, fue escoltado fuera del escenario. Hu, de 79 años, parecía resistirse a abandonar el escenario mientras unos azafatos le acompañaban. El domingo pasado, cuando se le ayudó a subir al mismo escenario, pareció un poco inestable.

El nuevo Comité Central del partido, compuesto por 205 miembros y elegido por los delegados al final del congreso de una semana de duración, no incluía al primer ministro saliente Li Keqiang ni al exjefe del partido en Guangdong, Wang Yang, que había sido considerado como posible sustituto del primer ministro.

Los analistas dijeron que sus omisiones eran señales de que el poderoso Comité Permanente del Politburó, que se dará a conocer el domingo, probablemente esté repleto de personas cercanas a Xi.

"El asunto principal de este congreso, como se ve en la enmienda constitucional y en el informe, es resaltar el estatus central de Xi", dijo Chen Gang, investigador principal del Instituto de Asia Oriental en Singapur. "Con este congreso, la autoridad de Xi crece aún más. En el futuro, veremos una mayor concentración de poder en torno a Xi y en torno al centro".

LI Y WANG FUERA

Li, que dejará el cargo de primer ministro en marzo, y Wang, que dirige la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, tienen 67 años y, por tanto, pueden optar, según las normas de edad chinas, a otros cinco años en el Comité Permanente, que actualmente tiene siete miembros.

Ninguno de los dos está vinculado desde hace tiempo a Xi, que probablemente incorporará cuatro caras nuevas al Comité Permanente, según los analistas y los medios de comunicación.

Li y Wang tienen vínculos con la Liga de la Juventud Comunista, un grupo antaño influyente que, según los expertos, ha perdido poder con Xi.

El primer ministro es el encargado de supervisar la segunda economía del mundo, aunque se considera que la influencia del cargo ha disminuido a medida que Xi ha ido consolidando el control durante su década en el poder.

Un experto en política con sede en Pekín, que pidió permanecer en el anonimato porque no está autorizado a hablar con los medios, dijo que Li se erigió como la única voz contraria en el Comité Permanente.

"Por lo que parece, Xi es libre de hacer lo que quiera. Esto significa que ya no se enfrenta a ninguna resistencia o control en el CPP (Comité Permanente del Politburó). Todas las políticas futuras se llevarán a cabo según su voluntad", afirmó.

A MANO ALZADA

El partido aprobó enmiendas a sus estatutos con el fin de consolidar el estatus central de Xi y el papel orientador de su pensamiento político dentro del partido, que cuenta con unos 96 millones de miembros.

Entre las enmiendas, las "dos determinaciones" definen a Xi como el líder "central" del partido y sus ideas como los principios rectores del desarrollo futuro de China. Las "dos salvaguardas" aseguran el estatus de "núcleo" de Xi dentro del partido y la autoridad centralizada del partido sobre China.

Otra enmienda consagra el "desarrollo del espíritu de lucha, el fortalecimiento de la capacidad de lucha" en la constitución del partido, mientras que también se incluyó por primera vez un llamamiento a oponerse y disuadir a los separatistas que buscan la independencia de Taiwán.

La votación se llevó a cabo a mano alzada en el vasto Gran Salón del Pueblo de Pekín, donde gran parte de los procedimientos de la semana se desarrollaron a puerta cerrada.

El congreso concluyó con una banda militar que tocó el himno socialista de "La Internacional".

En su primer pleno, el domingo, el nuevo Comité Central del partido elegirá al próximo Politburó, que suele ser de 25 personas, y a su nuevo Comité Permanente.

El poder de Xi parece no haberse visto mermado por los acontecimientos de un año tumultuoso, que incluye una fuerte desaceleración económica, la frustración por su política de "cero COVID" y el creciente distanciamiento con Occidente, exacerbado por su apoyo al ruso Vladimir Putin.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Guerra en Gaza: Israel "ha firmado" un acuerdo de alto el fuego, a la espera de Hamás

De los logros a las quejas: El euroescepticismo en los países bálticos

El canciller alemán Scholz visita por primera vez al Papa en el Vaticano