EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Muere el refugiado iraní que vivió durante 18 años en el aeropuerto Charles de Gaulle de París

Mehran Karimi Nasseri en una imagen de archivo.
Mehran Karimi Nasseri en una imagen de archivo. Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Su saga inspiró la película de Steven Spielberg "La Terminal"

PUBLICIDAD

Era una figura emblemática del aeropuerto Charles de Gaulle de París. Mehran Karimi Nasseri falleció por causas naturales en la terminal 2F el sábado al mediodía. La policía y un equipo médico le atendieron pero no pudieron salvarle.

El refugiado político iraní vivió en el aeropuerto de la capital francesa durante más de 18 años, inspirando a Steven Spielberg para su película de 2004 "La Terminal".

Nasseri vivió en la Terminal 1 del aeropuerto desde 1988 hasta 2006, primero en un limbo legal porque carecía de papeles de residencia y después por aparente elección. Año tras año, dormía en un banco de plástico rojo, se hacía amigo de los trabajadores del aeropuerto, se duchaba en las instalaciones del personal, escribía en su diario, leía revistas y observaba a los viajeros que pasaban. El personal le apodó Lord Alfred, y se convirtió en una mini-celebridad entre los pasajeros.

Nasseri nació en 1945 en Soleiman, una parte de Irán entonces bajo jurisdicción británica, de padre iraní y madre británica. Dejó Irán para estudiar en Inglaterra en 1974. Cuando regresó, dijo, fue encarcelado por protestar contra el sha y expulsado sin pasaporte. Solicitó asilo político en varios países de Europa.

El ACNUR de Bélgica le concedió la credencial de refugiado, pero dijo que le robaron el maletín con el certificado de refugiado en una estación de tren de París. La policía francesa lo detuvo después, pero no pudo deportarlo a ningún sitio porque no tenía documentos oficiales. Acabó en el Charles de Gaulle en agosto de 1988 y se quedó.

Otras chapuzas burocráticas y unas leyes de inmigración europeas cada vez más estrictas le mantuvieron en tierra de nadie durante años. Cuando finalmente recibió los papeles de refugiado, describió su sorpresa, y su inseguridad, al salir del aeropuerto. Al parecer, se negó a firmarlos y acabó permaneciendo allí varios años más, hasta que fue hospitalizado en 2006 y posteriormente vivió en un centro de acogida de París.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Macron invita al presidente chino a una copa de vino con danzas folclóricas en los Pirineos

La intensa batalla de ciberseguridad que defiende digitalmente los Juegos Olímpicos de París

NO COMMENT: Las protestas universitarias propalestinas se extienden a París