Descubren en España los fósiles de una tortuga marina del tamaño de un automóvil

Descubren en España los fósiles de una tortuga marina del tamaño de un automóvil
Descubren en España los fósiles de una tortuga marina del tamaño de un automóvil Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Will Dunham

17 nov - En los mares subtropicales que bañaban las costas del archipiélago que formaba Europa hace 83 millones de años se encontraba una de las mayores tortugas de las que se tiene constancia, un reptil del tamaño de un automóvil pequeño —similar a un Mini Cooper— que desafiaba las aguas peligrosas.

Los investigadores describieron el jueves los restos descubiertos en el noreste de España de una tortuga llamada Leviathanochelys aenigmatica que medía unos 3,7 metros de largo, pesaba algo menos de dos toneladas y vivió durante el periodo Cretácico, el último de la era de los dinosaurios. Es la mayor tortuga conocida en Europa.

Era más pequeña que la tortuga más grande de la actualidad, la tortuga laúd, que puede alcanzar los 2 metros de longitud y es conocida por sus maratonianas migraciones marinas. La Leviathanochelys casi iguala a la mayor tortuga de la que se tiene constancia, la Archelon, que vivió hace unos 70 millones de años y alcanzó unos 4,6 metros de longitud.

"Leviathanochelys era tan larga como un Mini Cooper, mientras que Archelon tenía el mismo tamaño que un Toyota Corolla", dijo el paleontólogo y coautor del estudio Albert Sellés, del Institut Català de Paleontologia (ICP), un centro de investigación afiliado a la Universidad Autónoma de Barcelona.

Era bueno tener el tamaño de un automóvil, teniendo en cuenta el peligroso tráfico del antiguo mar de Tetis en el que nadaba Leviathanochelys. Enormes reptiles marinos con poderosas mandíbulas llamados mosasaurios eran los mayores depredadores, algunos de los cuales superaban los 15 metros de longitud. También acechaban varios tiburones y rayas, así como reptiles marinos de cuello largo llamados plesiosaurios.

"Atacar a un animal del tamaño de Leviathanochelys posiblemente sólo podría haber sido hecho por grandes depredadores en el contexto marino. En aquella época, los grandes depredadores marinos de la zona europea eran principalmente tiburones y mosasaurios", explica Òscar Castillo, estudiante del máster de paleontología de la Universitat Autònoma de Barcelona y autor principal del estudio publicado en la revista Scientific Reports.

"Durante el Cretácico, hubo una tendencia en las tortugas marinas a aumentar su tamaño corporal. Leviathanochelys y Archelon podrían representar el ápice de este proceso. La razón de este aumento de tamaño corporal se ha hipotetizado como presiones depredadoras, pero podría haber otros factores", añadió Castillo.

Otras tortugas de gran tamaño del pasado de la Tierra son Protostega y Stupendemys, ambas de unos 4 metros de longitud. Protostega era una tortuga marina del Cretácico que vivió hace unos 85 millones de años y, al igual que su prima posterior Archelon, habitaba el gran mar interior que en aquella época dividía América del Norte en dos. Stupendemys merodeaba por los lagos y ríos del norte de Sudamérica hace unos 7-13 millones de años, durante la época del Mioceno.

Los científicos desenterraron los restos de Leviathanochelys cerca del pueblo de Coll de Nargó, en la comarca catalana del Alt Urgell, después de que un excursionista avistara los fósiles que sobresalían del suelo en las montañas del sur de los Pirineos. Hasta la fecha, se han encontrado partes de la parte posterior de su caparazón y la mayor parte de la cintura pélvica, pero no el cráneo, la cola, ni las extremidades.

Los fósiles indican que poseía un caparazón liso similar al de las tortugas laúd, con un caparazón de unos 2,35 metros de largo y 2,2 metros de ancho. La Leviathanochelys parece estar hecha para el océano abierto, regresando a tierra sólo en raras ocasiones, por ejemplo para poner huevos.

La presencia de un par de protuberancias óseas en la parte delantera de la pelvis difiere de cualquier otra tortuga marina conocida, lo que indica que Leviathanochelys representa un linaje recién descubierto. Esto demuestra que el gigantismo en las tortugas marinas se desarrolló de forma independiente en linajes separados del Cretácico en América del Norte y Europa.

Leviathanochelys aenigmatica significa "tortuga leviatán enigmática", debido a su gran tamaño y a la curiosa forma de su pelvis, que los investigadores sospechan que está relacionada con su sistema respiratorio.

"Algunos animales pelágicos (que viven en el océano abierto) muestran una modificación en su sistema respiratorio para maximizar su capacidad de respiración a grandes profundidades", dijo Sellés

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Alemania promete una investigación rápida sobre la filtración del audio de los misiles Taurus

Bandas criminales intentan tomar el aeropuerto de Haití tras haber liberado a miles de presos

La UNRWA acusa a Israel de forzar declaraciones falsas mediante torturas