El liderazgo español en la producción de frutas tropicales en el mercado europeo

Por Cinzia Rizzi  & Euronews
El liderazgo español en la producción de frutas tropicales en el mercado europeo
Derechos de autor  euronews

En la costa sudeste de España, a pocos kilómetros de las ‘doradas’ playas alicantinas, el fantástico clima mediterráneo permite la producción de frutas de excelente sabor y nutritivas propiedades.

En este episodio de Here we Grow, el equipo de Euronews viaja de la Comunidad Valenciana hasta Andalucía, en el sur de España, para descubrir varias clases de fruta que provocaron una revolución agrícola en el país.

La dulce y rosada ‘Mollar de Elche’

Las escasas precipitaciones, la alta insolación y el elevado número de días sin nubes son las condiciones perfectas para cultivar una de las mejores variedades de granada del mundo: la ‘Granada Mollar de Elche’, que cuenta con un sello de Denominación de Origen Protegida.

Se trata de una clase de granada muy específica, diferente a todas las demás, gracias a su particular dulzor y otras características, como nos explica Susi Bonet, directora comercial de la Cooperativa Cambayas. "Esta granada es diferente a todas las demás por su color exterior e interior. Tiene un color rosado por fuera, nunca es roja. Pero, por dentro, la semilla es de color rojo. La semilla es dulce, tiene una textura suave y se puede comer, no como ocurre con otras variedades muy extendidas en toda Europa, en cuyo caso, sus semillas no se pueden masticar".

Además, la ‘Granada Mollar de Elche’ es una de las llamadas ‘superfrutas’. "Es una ‘superfruta’ porque aporta vitalidad. Pero, sobre todo, son sus valores antioxidantes los que caracterizan a esta fruta", añade Susi Bonet.

Una vez recogidas las granadas en el campo, se llevan a los almacenes de envasado, donde se seleccionan cuidadosamente, se envasan y se conservan a una temperatura de entre 4 y 8 grados Celsius. La preparación y el envasado en origen también garantizan la trazabilidad, los envases en los que se colocan deben llevar las indicaciones obligatorias de la Denominación de Origen Protegida y del origen del producto, tal y como dicta el sistema de control único, que permanece en vigor hasta la expedición al consumidor final.

A partir de entonces, comienza su largo viaje hacia las tiendas y mercados de toda Europa. España es el principal productor de granadas de la Unión Europea, y la zona de Elche representa el 75 % de la producción nacional.

Andalucía es el reino de las ‘frutas tropicales’

La granada no es la única fruta exótica que se cultiva y exporta, ampliamente, desde España. Andalucía, una comunidad autónoma en la que durante casi 300 días al año brilla el sol, es conocida como ‘la huerta europea de las frutas tropicales’, gracias a un notable clima subtropical, adecuado para cultivar mangos y aguacates, de gran calidad y reconocido sabor.

Por su riqueza en vitaminas, su dulzura y la ausencia de fibras, el mango es una fruta distintiva, y ya está considerada como autóctona de España.

Como nos explica Juan Antonio Reyes, director general de la compañía Reyes Gutiérrez, el cultivo de esta fruta tiene una larga historia.

"El cultivo de frutas tropicales se remonta a los años 70 aproximadamente. Es entonces cuando se inicia el cultivo del aguacate, principalmente. Más tarde, a partir de los años 80, comienza el cultivo del mango. Tanto el aguacate como el mango se cultivaron originalmente en las islas Canarias y se llevaron a tierras peninsulares por aquella época".

A diferencia de otros países productores, que transportan la fruta cuando aún está ‘verde’, para que madure durante el período de varias semanas que dura su viaje, en la zona, tras ser recolectados, los mangos están disponibles en los mercados en menos de 48 horas; una característica propia de esas frutas españolas.

"Creo que lo principal es la proximidad al mercado", indica Juan Antonio Reyes.

"Estar tan cerca del mercado hace que puedas recolectar el mango en el momento óptimo de maduración, y llevarlo al mercado en un estado óptimo para su consumo. Y, obviamente, una fruta que se compra a pocos kilómetros de su lugar de cultivo tiene una ‘huella de carbono’ mucho menor", añade.

Entre todos los productos tropicales, existe uno que, en los últimos años, ha contribuido a impulsar una revolución en la cocina, y se ha puesto ‘de moda’: el aguacate.

Extremadamente rico en fibra, minerales y vitaminas, además, contiene grasas saludables que resultan fundamentales en la dieta mediterránea. Su versatilidad para combinar con cualquier plato le confiere unas ventajas únicas, tal y como afirma Enrique Colilles, consejero delegado de la empresa TROPS.

"La alimentación a base de aguacate cubre, por sí sola, las necesidades de un ser humano para vivir, debido a los oligoelementos, minerales… tiene hierro, potasio, magnesio, y tiene grasa, que es crucial para que el ser humano pueda vivir. Se trata de ‘grasa buena’. Así, realmente, el aguacate cumple con todos los requerimientos fundamentales de un ser humano en cuanto a alimentación".

Gracias a sus múltiples beneficios, este ‘superalimento’ es cada vez más consumido en España, país que se ha convertido en el mayor productor de la Unión Europea y del Viejo Continente.

"En los últimos años, tanto en Europa como en España, el consumo per cápita de aguacate está aumentando mucho", explica Colilles. "La gente está descubriendo cómo se puede consumir, aprecia el sabor, y sabe que es muy positivo, en lo que respecta al aspecto nutricional".

Pero… hay algo que podría cambiar ligeramente la situación. "Debido al cambio climático, las lluvias son cada vez más esporádicas, y cuando se producen son torrenciales. Esto nos afecta en el cultivo del aguacate, porque el aguacate no consume mucha agua, pero sí necesita un poco de agua cada día. Si hay épocas en las que no hay agua, el aguacate sufre", señala Enrique Colilles.

Por eso, en la actualidad, los sistemas de riego son primordiales para aportar agua, cada día, a los aguacates.