Santos despide a Pelé con honores de rey tras un velatorio multitudinario e inolvidable

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
Gianni Infantino, presidente de la FIFA, da el pésame a los familiares de Pelé
Gianni Infantino, presidente de la FIFA, da el pésame a los familiares de Pelé   -   Derechos de autor  Andre Penner/AP

Solemnidad y emoción contenida por las calles de Santos, Brasil, en el último viaje de Pelé.

Tras un multitudinario velatorio de 24 horas en el estadio Vila Belmiro, el cuerpo sin vida de Edson Arantes do Nascimento fue conducido en un camión de bomberos por la ciudad que le vio crecer hasta convertirse en el fútbolista más grande de todos los tiempos.

El cortejo fúnebre de 'O Rei' hizo una parada en casa de su madre, Celeste Arantes, de 100 años de edad, antes de dirigirse al cementerio Memorial Necrópolis Ecuménica, donde descansarán sus restos. Pelé falleció el pasado jueves a los 82 años. Luchaba contra un cáncer de colon desde 2021.

Se estima que más de 200.000 personas asistieron al velatorio de Pelé, entre ellas personalidades como el propio presidente del país, Lula da Silva, que daba el pésame a la viuda del fallecido, Marcia Aoki, en una de las imágenes más emotivas del acto.

Mauro Silva, Zé Roberto, Emilio Butragueño o el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, fueron otros de los grandes nombres del fútbol presentes en el velatorio. También desfiló ante el féretro una delegación de la plantilla del Santos, el equipo completo sub'20 del club, así como viejas glorias del equipo, entre ellos Careca, Elano, Serginho Chulapa o Clodoaldo.

Fueron por su parte notables las ausencias de otras viejas glorias de la selección brasileña, pues no aparecieron los compañeros de Pelé en el Mundial de 1970, ni los campeones de las ediciones de 1994 o 2002. Romario y Ronaldo enviaron coronas de flores, al igual que hicieron todos los clubes de la primera división de Brasil sin excepción.

El Gobierno de Brasil decretó tres días de luto oficial por una de las personas que, recordaba Lula, "más lejos ha llevado el nombre de Brasil". En Santos, por su parte, el luto es de siete días. Insuficiente, piensan muchos ciudadanos, para honrar el nombre y la figura no ya de un futbolista, sino de un rey.