La espía cubana Ana Belén Montes, en libertad tras 20 años detrás de las rejas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La espía cubana Ana Belén Montes, en libertad tras 20 años detrás de las rejas
La espía cubana Ana Belén Montes, en libertad tras 20 años detrás de las rejas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

6 ene – Ana Belén Montes, una de las funcionarias estadounidenses de más alto rango de las que se ha demostrado que espiaron para Cuba, fue puesta en libertad anticipadamente, después de haber pasado más de dos décadas detras de las rejas, informó el viernes la Oficina de Prisiones de Estados Unidos.

Montes, de 65 años, se había declarado culpable en 2002 de conspiración para cometer espionaje tras ser acusada de usar su posición de liderazgo como funcionaria de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) para filtrar información a La Habana, incluidas las identidades de algunos espías estadounidenses.

Con 45 años, fue condenada a 25 años de prisión.

Ciudadana estadounidense de ascendencia puertorriqueña, Montes empezó a trabajar para la DIA en 1985 y escaló rápidamente posiciones hasta convertirse en la principal analista sobre Cuba de la agencia.

Según la acusación, durante ese tiempo Montes recibía mensajes codificados de La Habana a través de una radio de onda corta en forma de series de números, que ella tecleaba en un ordenador portátil equipado con descifrador.

Fue acusada de facilitar a Cuba la identidad de cuatro espías estadounidenses, así como otra información clasificada.

Montes fue detenida el 21 de septiembre de 2001, poco antes de que Estados Unidos invadiera Afganistán. Su abogado, un destacado especialista en espionaje, argumentó que había cooperado sin reservas.

En su sentencia, un año después, Montes argumentó que había obedecido a su conciencia y que la política de Estados Unidos hacia Cuba era cruel e injusta.

“Me sentí moralmente obligada a ayudar a la isla a defenderse de nuestros esfuerzos por imponerle nuestros valores y nuestro sistema político”, declaró.

Ricardo Urbina, el juez que dictó la sentencia, dictaminó que había puesto en peligro a ciudadanos estadounidenses y a la “nación en su conjunto”.