Países sopesan ampliar las pruebas de aguas residuales para encontrar pistas sobre el COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Países sopesan ampliar las pruebas de aguas residuales para encontrar pistas sobre el COVID-19
Países sopesan ampliar las pruebas de aguas residuales para encontrar pistas sobre el COVID-19   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Jennifer Rigby

LONDRES, 11 ene – En una reunión internacional que se celebrará esta semana se debatirá el establecimiento de un sistema mundial de vigilancia de las aguas residuales para detectar la presencia del COVID-19, incluso en los aeropuertos, después de que varios países dijeran que empezarían a realizar pruebas en los vuelos procedentes de China.

Países como Estados Unidos y Australia se han movilizado para establecer pruebas de aguas residuales en vuelos y aeropuertos ante el aumento de casos en China. La Unión Europea también recomienda una medida similar y ha elaborado directrices para los Estados miembros.

Numerosos estudios han demostrado que estas pruebas han sido eficaces para rastrear el COVID-19 durante el transcurso de la pandemia, sobre todo cuando se combinan con técnicas de secuenciación genómica para identificar variantes emergentes.

Un experto afirmó que la medida era útil cuando los países no quieren o no tienen la capacidad de proporcionar información sobre las variantes circulantes que causan aumentos de casos de COVID-19 en sus territorios.

“Ilumina una vela en la oscuridad”, dijo a Reuters Bernd Gawlik, coautor de las directrices de la UE como responsable de la calidad del agua en la Comisión Europea.

Las conversaciones forman parte de una iniciativa más amplia para mantener el impulso en el muestreo de aguas residuales y aunar los esfuerzos nacionales en una imagen global más cohesionada.

La Organización Mundial de la Salud afirma que las pruebas de detección del COVID-19 han disminuido un 90% en los últimos meses.

Hay esperanzas de que el establecimiento de una red mundial de vigilancia de las aguas residuales más formal pueda proporcionar información no sólo sobre el COVID-19, sino también sobre otras amenazas de enfermedades emergentes.

Sin embargo, hay retos técnicos y logísticos por delante, dijo Gawlik, incluyendo cómo manejar las muestras y cómo interpretar y utilizar la información recopilada.