Francia y Alemania, condenados a entenderse 60 años después del tratado del Elíseo

El presidente francés Emmanuel Macron y el canciller alemán Olaf Scholz, el pasado mes de noviembre en Sharm el-Sheikh, Egipto
El presidente francés Emmanuel Macron y el canciller alemán Olaf Scholz, el pasado mes de noviembre en Sharm el-Sheikh, Egipto   -  Derechos de autor  Ludovic Marin/AP
Por Euronews en español

París y Berlín difieren hoy por hoy sensiblemente en materia de Defensa para Europa, pero mantienen su alianza seis décadas después de su histórico pacto de amistad.

Parece ya un hecho innegable que la invasión rusa de Ucrania ha destapado unas relaciones cuanto menos tirantes entre Francia y Alemania.

Frente a las cámaras, la sintonía entre Emmanuel Macron y Olaf Scholz es absoluta, pero lo cierto es que entre ellos hay profundas divisiones en sus respectivas visiones estratégicas para Europa, concretamente en lo referente a Defensa.

Así lo cree al menos la redactora jefe de Strategic Europe, Judy Dempsey, entrevistada en Euronews.

"Se trata esencialmente de cómo Francia ve su papel en Europa y el papel de Europa a la hora de velar por sus propios intereses en defensa y en seguridad", explica Dempsey. "Esto es algo que Alemania es incapaz de aceptar, porque es muy mala en seguridad y defensa, ya que en realidad el proveedor de seguridad para Alemania, y de hecho para Europa, sigue siendo Estados Unidos".

Aunque la visión de París en materia de defensa es europea, no siempre es así para Alemania. El contrato del escudo antimisiles europeo que Berlín firmó en octubre con varios países de la Unión Europea incluye sistemas de defensa de Estados Unidos e Israel, lo que ha enfurecido a París.

Dempsey asegura tener claro que, dentro de la Unión, Francia es el actor de Defensa y Alemania el económico, y añade que la guerra en Ucrania ha impulsado a la OTAN a la vez que empujado a Alemania a deshacerse de sus vínculos con Rusia tras la Guerra Fría.

"Toda la cuestión de la estabilidad debe ser esencial en la relación entre París y Berlín", sostiene la experta. "Si comprenden lo frágil que es esta estabilidad, podrán implicar a los demás Estados miembros y dar a la relación transatlántica el impulso que necesita, con Europa desempeñando un papel mucho más importante".

A pesar de las diferencias pasadas y presentes, Alemania y Francia siguen siendo los actores protagonistas de la actual Europa, con fuertes lazos diplomáticos que se remontan a la firma del Tratado del Elíseo, que cumple 60 años este domingo.

Noticias relacionadas

Tema candente

Más sobre :

Olaf Scholz