EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Un año de guerra en Ucrania | Riga, refugio para los periodistas que trabajaban en Rusia

Periodista en Riga (Letonia).
Periodista en Riga (Letonia). Derechos de autor Jolanta Liepina / Euronews
Derechos de autor Jolanta Liepina / Euronews
Por Janis Laizans
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La verificación de hechos que refutan los mensajes de propaganda rusos, así como el periodismo de investigación se han convertido en géneros cruciales.

PUBLICIDAD

Moscú ha tratado de destruir la prensa libre durante años, pero tras la invasión de Ucrania esta lucha se volvió especialmente feroz. Las nuevas leyes en Rusia hacen penalmente responsable a cualquiera que califique de guerra lo que sucede en Ucrania.

“Ya a principios de marzo, en los primeros días después de la introducción de la censura militar, la policía vino a vernos, la OMON vino con armas y asustó a todos mis becarios que estaban en ese momento en la redacción. Amenazaron con enviarlos al frente de batalla al día siguiente. Los becarios son jóvenes, en edad militar. Se llevaron todo nuestro equipo”, cuenta Denis Kamaliagin, redactor jefe de Pskovskaya Gubernia.

Denis Kamaliagin continúa su trabajo en el centro de medios de comunicación abierto en Riga, que desde el comienzo de la guerra ha brindado asistencia a más de 500 trabajadores de medios de comunicación de Ucrania, Bielorrusia, y sobre todo de Rusia.

En los primeros meses de la guerra, el ministro de Asuntos Exteriores de Letonia invitó a los periodistas que trabajaban en Rusia a trasladarse a Riga. Deutsche Well, el servicio ruso de la BBC, el Washington Post y otros han abierto oficinas en Letonia. Los principales medios de comunicación de la oposición rusa, como Meduza, Novaya Gazeta, la televisión Current Times y Radio Free Europe/Radio Liberty ahora también tienen su sede en Riga.

“Vemos a Riga como un lugar estratégico desde el cual podemos escuchar lo que piensan los rusos, incluidos los rusos que están en el exilio. Todavía tenemos acceso a algunos de nuestros periodistas y colegas que continúan trabajando bajo un peligro bastante significativo de Rusia. Y también nos dirigimos a audiencias de habla rusa en Rusia, en la CEI (Comunidad de Estados Indepenedientes, y también en la Unión Europea”, explica Lmars Svekis, jefe de oficina de Radio Free Europe/Radio Liberty.

La verificación de hechos que refutan los mensajes de propaganda rusos, así como el periodismo de investigación se han convertido en géneros cruciales.

Los periodistas utilizan herramientas anónimas y las redes sociales para comunicarse con colegas e informantes en Rusia.

“Se oyen las voces de Rusia. Y es muy necesario que se oigan. Y, por supuesto, en cierto sentido, podemos convertirnos en la voz de las personas que se quedaron en Rusia, que no están de acuerdo con lo que está pasando”, señala Timofey Rozhanskiy, periodista de Current Time.

Aunque Moscú restringe activamente el acceso a los medios independientes y amenaza a quienes leen o ven estas publicaciones, los periodistas saben que sus artículos llegan a millones de personas en Rusia.

“Sabemos que durante el año pasado, al principio de la guerra y en el momento del anuncio de la movilización en septiembre de 2022, todos los medios independientes tuvieron una audiencia récord. La gente estaba muy ansiosa por entender, por descubrir qué estaba pasando realmente”, cuenta Kirill Martynov, redactor jefe de Novaya Gazeta Europa.

“Para muchos periodistas, mudarse de Rusia a Riga fue una solución temporal adoptada a toda prisa. Ahora, intuyen que esta solución temporal podría durar mucho tiempo, o para siempre. Janis Laizans, Euronews”.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Cuándo terminará la guerra en Ucrania? Preguntas y respuestas, un año después

La primera ministra italiana Giorgia Meloni visita Ucrania y promete su apoyo

50.000 personas han desaparecido desde el inicio de la guerra en Ucrania, según la Policía