Manifestación 8M en España: El feminismo llega a su gran día divido por la 'ley trans'

A woman holds a flare while taking part in a demonstration on International Women's Day, in northern Spain
A woman holds a flare while taking part in a demonstration on International Women's Day, in northern Spain Derechos de autor Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Por Laura Llach
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Tan solo media hora de diferencia en la salida separaron las dos grandes manifestaciones que van a tener lugar por el Día de la Mujer. Por un lado, las feministas a favor de la 'ley trans', por el otro las que se oponen a la norma.

PUBLICIDAD

Tan solo media hora de diferencia en la salida separon las dos grandes manifestaciones que tuvieron lugar este miércoles en Madrid. Por un lado, la Comisión 8M. Por otro, el Movimiento Feminista de Madrid.

Es el segundo año consecutivo que las protestas por el Día Internacional de la Mujer se separaron, pero esta vez la división era más profunda.

Myriam Rodríguez, una periodista madrileña, llevaba unos días debatiendo a cuál iría. El año pasado no acudió a la que convoca la Comisión del 8M, que lleva organizando la manifestación desde el año 1977.

Tampoco fue a la marcha alternativa, organizada por primera vez por el Movimiento Feminista de Madrid.

“No asistí a ninguna, no porque estuviese más de acuerdo con una que con otra, sino por una sensación de tristeza y dolor grande al ver la incomprensión de ciertos bloques feministas”, señala la jóven.

Este año sí que fue, se decidió por la marcha que organiza históricamente la Comisión del 8M, a la que fueron 17 000 personas, según Delegación del Gobierno. Una cifra muy alejada de las 120 000 que acudieron el año pasado.

“Pienso que es la que señala la pluralidad de feminismos sin tratar de alzarse con la voz única”, sostiene.

Las ministras del Gobierno acudieron a esta misma manifestación, cuyos organizadores son cercanos a Podemos, el partido que gobierna en el país en coalición con el Partido Socialista.

A la marcha alternativa se unieron 10 000 manifestantes, entre ellos diputadas y senadoras del Partido Popular.

Bernat Armangue/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, junto a otros miembros del Gobierno.Bernat Armangue/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

¿Por qué hay una división?

Las marchas en España por el Día de la Mujer lograron convertirse en un referente mundial en 2018, pero la conocida como ‘ley trans’ y las rebajas de penas provocadas por la ‘ley del solo sí es sí’ han causado una fractura en el movimiento.

Una parte de él, compuesto por el Movimiento Feminista de Madrid, decidió escindirse argumentando que la ley trans supone un “borrado de las mujeres”.

A esto se le suma, el malestar por los 721 agresores sexuales que han visto rebajadas sus penas y 74 que han sido excarcelados tras la entrada en vigor de la ‘ley del solo sí es sí’ el pasado mes de octubre, según datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial.

Por eso, este año, en la marcha alternativa, liderada por las feministas clásicas, se pudieron ver pancartas con el mensaje “Montero dimisión”, en referencia a la Ministra de Igualdad.

Sin embargo, la ruptura es más compleja que la posición a favor o en contra de la ley trans y el apoyo a una ministra. Son muchos los factores que han provocado la imagen dividida del feminismo y, aunque por el momento, la escisión siga siendo minoritaria, su voz cada vez coge más fuerza.

¿Cuál es el debate alrededor de la ley trans?

“La fractura de las dos manifestaciones es algo reciente, hace dos años un grupo de mujeres se salen de la comisión y deciden hacer su propia convocatoria”, cuenta Arantxa López a Euronews, portavoz de la Comisión del 8M.

¿El motivo principal? Sus discrepancias sobre la ‘ley trans’.

Mientras López y su organización apoyan la norma y la autodeterminación de género, que una persona pueda cambiar de nombre y sexo solo con su voluntad, el Movimiento Feminista de Madrid tiene una marcada posición en contra.

“La ley trans permite con la autodeterminación de género que cualquier hombre se identifique como mujer en los espacios reservados a mujeres. Espacios seguros como vestuarios y baños”, señala Sonia Gómez, portavoz de Confluencia Movimiento Feminista, una de las asociaciones que engloba el Movimiento Feminista de Madrid.

PUBLICIDAD

“La autodeterminación es el único caso donde una persona dice sentirse de una forma y la ley le escucha. ¿En qué otro caso alguien puede cambiar únicamente con su voluntad su situación legal?”, añade.

“Cualquier violador se autodetermina y va a la cárcel de mujeres, como acaba de pasar en Escocia”, zanja.

Para intentar evitar este tipo de situaciones, la ley trans establece que el delito será juzgado en base al sexo legal que tenía la persona cuando se produjeron los hechos.

Gómez comenta que, al intentar debatir sus discrepancias, no había espacio para el diálogo, por este motivo decidieron salirse del movimiento.

Por su parte, López y la Comisión del 8M creen que este discurso no debería ser válido. “Esta fue una de las líneas rojas, no vamos a aceptar ningún discurso de odio contra las personas trans, ni vamos a cuestionar los derechos de ninguna persona en general”, sostiene.

PUBLICIDAD

“No hay un marco en el que se pueda debatir, porque no se puede debatir contra un discurso de odio. Todo lo que se ha generado en torno a la ley trans se basa en bulos, es una banalización del proceso de tránsito. Conozco de primera mano lo difícil que es”, afirma.

Bernat Armangue/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Una mujer participa en la marcha por el Día Internacional de la Mujer.Bernat Armangue/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

¿Qué papel tiene el Ministerio de Igualdad?

La polarización del movimiento se ha agravado tras la entrada en vigor de la ‘ley del solo sí es sí’ el pasado mes de octubre. La medida estrella del Ministerio de Igualdad, impulsada por la propia ministra, Irene Montero.

La norma suprime la distinción entre abuso sexual y agresión sexual para poner el consentimiento en el centro.

El malestar generado por la rebaja de condena de más de 700 agresores sexuales en poco más de cinco meses ha terminado de resquebrajar el feminismo español.

Para Gómez, que representa a las feministas clásicas, las leyes que supuestamente deberían unir el movimiento lo están fragmentando porque “no están bien hechas”. “La ‘ley del solo sí es sí tiene cosas buenas, pero en general está mal hecha y los juristas ya advirtieron que iba a sacar a violadores de la cárcel”.

PUBLICIDAD

Son muchas las voces que han pedido la reforma de esta ley a la cual se opone la Comisión del 8M, organizadora de la marcha mayoritaria.

Podemos y el Ministerio de Igualdad también se han mostrado en contra, a pesar de ello, la reforma ha sido aprobada en el Congreso.

“Consideramos que el Ministerio de Igualdad no ha hecho ninguna ley que favorezca a las mujeres y la ministra no recibe a las organizaciones que no están 100% de acuerdo con sus planteamientos”, sugiere Gómez.

“Ellas son las dueñas del feminismo, no escuchan a nadie más”, zanja.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Polémicas por el parecido de un personaje promocional de Oxfam con J.K Rowling

España | Mueren tres geólogos tras quedar atrapados en una mina en Barcelona

Koldo García y Salvador Illa comparecen ante las Cortes en las comisiones de las mascarillas