¿Los deudores europeos de Rusia pueden resarcir a las víctimas de la guerra?

Destrucción de las instalaciones de la factoría de Chezara.
Destrucción de las instalaciones de la factoría de Chezara. Derechos de autor Chezara
Derechos de autor Chezara
Por Marta Rodriguez MartinezOleksiy Semenchenko
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Una empresa ucraniana quiere conseguir compensaciones del dinero que dicen que les deben las empresas occidentales que antes hacían negocios con Rusia y que no pueden pagar las deudas contraídas con el país debido a las sanciones.

PUBLICIDAD

"Hubo un tiempo en que no podían tener una industria espacial sin nosotros".

Vitaliy Kucherenko asegura que Chezara, la empresa ucraniana que dirige, era tan fundamental para la industria espacial de Rusia que a partir del 2014, cuando sus empleados votaron por unanimidad dejar de proporcionarle su tecnología ante la anexión de Crimea, se registró un aumento en el número de accidentes en los lanzamientos de naves espaciales rusas.

Una decisión que acarreó cuantiosas pérdidas a esta empresa ubicada en Chernihiv, al norte de Ucrania, con más de seis décadas de historia: perdieron más del 86% de sus ingresos brutos.

Pero el revés económico decisivo llegó casi una década más tarde, con la invasión rusa de Ucrania.

En abril de 2022, el Ejército ruso asedió durante un mes sin tregua Chernihiv. El New Yorker definió la ofensiva como "una trampa mortal urbana".

"Después de los ataques aéreos y bombardeos a la planta, la mayoría de los edificios fueron destruidos", señala Kucherenko, quien cree que Rusia, conocedora del potencial de su empresa, tenía entre sus objetivos destruirla.

"Equipos dañados, completamente destruida toda la infraestructura, redes de ingeniería, suministro de energía. Esto ya no existe", enumera Kucherenko. "Es casi imposible trabajar en una empresa así. Por lo tanto, ahora sólo hay aquellas profesiones críticas que garanticen el orden, la preservación de la propiedad que todavía está disponible".

De los 15.000 empleados de Chezara, tan solo quedan unos 300. Una pérdida que Kucherenko cifra en 530 millones de euros y que cree haber encontrado la fórmula legal para poder recuperar a pesar de la negativa de Rusia a pagar reparaciones.

Un enfoque legal creativo ante la negativa de Rusia

Kucherenko quiere conseguir el dinero que dicen que les deben las empresas occidentales que antes hacían negocios con Rusia y que no pueden pagar las deudas contraídas con el país, debido a las sanciones.

"Rusia no acepta pagar reparaciones, no acepta pagar daños y perjuicios. Pero hay empresas, estados que deben a Rusia algún dinero o algunas otras cosas debido al hecho de que no está prohibido por el derecho internacional en virtud de un acuerdo de cesión, ceder estas deudas. Estas empresas europeas normales, los estados pueden pagarnos, a expensas de una deuda que tienen con Rusia".

Para ello, Chezara primero tiene que llevar el caso a los tribunales de Ucrania y ganar. Luego tiene que ser reconocida en los países donde quiere reclamar dinero: Italia, Alemania, Polonia y Francia.

AP Photo
Imagen de dron de Chernihiv.AP Photo

Los expertos creen que esto es posible, pero hay un gran obstáculo en el camino: la inmunidad de los Estados.

"Existe la idea generalizada de que los Estados son iguales, por lo que los tribunales de un Estado no pueden juzgar a otro Estado", explica a Euronews Holger Hestermeyer, catedrático de Derecho Internacional y de la Unión Europea (UE) del King's College London.

"Eso suele significar que en los casos en los que se demanda a otro país, ese país hace valer su inmunidad y ahí se acaba el pleito. Ahora, la inmunidad ya no es absoluta".

Los abogados de Chezara argumentan que Rusia está exenta de inmunidad debido a una resolución de la ONU que reconoce que esta no puede aplicarse cuando un país viola gravemente las libertades fundamentales y los derechos humanos garantizados internacionalmente.

Hestermeyer explica que no es la primer vez que existe un precedente de un inversor que consiguió un fallo en contra de Rusia y luego solicitó el dinero buscando por el mundo sus activos comerciales.

"Nada de esto será fácil", reconoce. "Y habrá obstáculos increíblemente importantes en el camino. Y no es necesariamente probable que prevalezcan. Pero hasta ahora Ucrania también ha sido muy diligente a la hora de trazar una estrategia jurídica. Y yo no diría desde el principio, no hay ninguna posibilidad en absoluto".

"Chezara siempre ha sido pionera en muchos temas", afirma Kucherenko. "Creo que también aquí nuestros abogados estarán a la vanguardia".

PUBLICIDAD

Y añade: "Si no funciona, esperaremos, como todo el mundo, la victoria de Ucrania y las reparaciones".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Negocios en Rusia: ¿por qué tantas empresas extranjeras siguen operando en este país?

Descartan a dos miembros del jurado del juicio penal contra Donald Trump

'Pablo Escobar' no se podrá registrar como marca, según la Justicia europea