EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

París y Kigali recuerdan el genocidio de Ruanda en su vigésimo noveno aniversario

En Ruanda han recordado a las víctimas del genocidio de 1994
En Ruanda han recordado a las víctimas del genocidio de 1994 Derechos de autor Christophe Ena / AP Photo
Derechos de autor Christophe Ena / AP Photo
Por Zoltán Siposhegyi - Euronews Hungría con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Francia, que ha admitido "responsabilidades" en este genocidio perpetrado por las myoría hutu contra los tutsis en 1994, construirá un monumento en memoria de las víctimas de la masacre.

PUBLICIDAD

Los supervivientes del genocidio contra los tutsis de 1994 de Ruanda recordaron en París este viernes el vigésimo noveno aniversario de esta tragedia. Un monumento, en memoria de las víctimas, será construido a orillas del Sena.

Un paso, hacia el reconocimiento dado por Francia, cuyo presidente Macron ha admitido "responsabilidades" en este hecho terrible.

Marcel Kabanda, presidente de la asociación de supervivientes Ibuka Francia, destaca: "Creo que esto forma parte de este deseo de apaciguar los recuerdos y las relaciones entre Francia y Ruanda, porque una de las causas, la manzana de la discordia, es el genocidio. Una vez que se reconozca, una vez que hagamos el trabajo del recuerdo, la construcción de la verdad, el ejercicio de memoria, la conmemoración, juntos, una vez que recordemos juntos, podremos vivir juntos".

También recordó a las víctimas en Ruanda en el Memorial Nacional Gisozi. Según la ONU, en 1994, más de 800 000 personas, en su mayoría miembros de la minoría tutsi, fueron ejecutadas en masa, un genocidio orquestado por el Gobierno de mayoría hutu.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, encabezó este viernes los actos oficiales para conmemorar el vigésimo noveno aniversario del genocidio de 1994 y elogió la resistencia de sus compatriotas para avanzar en la unidad del país y dejar atrás una tragedia cuyas "heridas aún son profundas".

Kagame hizo esas declaraciones al marcar el inicio de la semana de conmemoración del comienzo del genocidio contra los tutsis, que causó más de 800.000 muertos.

"Está muy claro que las heridas aún son profundas, pero ruandeses, les agradezco a todos ustedes por negarse a ser definidos por esta trágica historia", subrayó Kagame en un discurso tras prender una llama simbólica de recuerdo en un acto celebrado en el Monumento del Genocidio de Kigali, donde están enterradas más de 250.000 personas asesinadas durante las masacres.

"La gente ha logrado pasar página y dejar atrás el duelo y el llanto", celebró el jefe de Estado, quien recordó que el mundo "dio la espalda" a Ruanda porque no acudió en ayuda de los ruandeses cuando se desarrollaba el genocidio contra los tutsis.

"Nadie decidirá por nosotros cómo vivir nuestras vidas. Tenemos una fuerza, una fuerza increíble que viene de esta historia que nos informa, que nos dice que nunca debemos permitir que nadie nos dicte cómo vivimos nuestras vidas", agregó Kagame.

Hasta el próximo julio, aniversario del momento en el que rebeldes ruandeses derrocaron al Gobierno que lideró el genocidio, se celebrarán por todo el país numerosos actos conmemorativos conocidos como Kwibuka ("Recordar", en kiñaruanda).

Anteriormente, el secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó hoy en un comunicado que el mundo no debe olvidar el genocidio de Ruanda y urgió a los países a rechazar el odio y la intolerancia que pueden desencadenar esas matanzas.

"Rendimos homenaje a la resiliencia de los supervivientes. Reconocemos el viaje del pueblo ruandés hacia la curación, la restauración y la reconciliación. Y recordamos, con vergüenza, el fracaso de la comunidad internacional", enfatizó Guterres.

Las tensiones que desencadenaron el genocidio se remontan a finales del siglo XIX, cuando el Gobierno colonial alemán y más tarde el belga separaron a la población de Ruanda en dos grupos cerrados: los tutsis, que representaban al 14 % de la población, y la mayoría hutu.

Los problemas entre esos dos grupos, que dependiendo de cada momento de su historia tuvieron más o menos privilegios gracias a la marginación o explotación del otro, originaron una guerra civil entre el Gobierno prohutu ruandés y los rebeldes del Frente Patriótico Ruandés (FPR), dirigido por Kagame.

La noche del 6 de abril de 1994, el derribo del avión en el que viajaban los entonces presidentes ruandés, Juvénal Habyarimana, y de Burundi, Cyprien Ntaryamira, ambos hutus, causó la muerte de ambos y supuso el detonante del genocidio contra los tutsis.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Muere Théonoste Bagosora, considerado responsable del genocidio de Ruanda de 1994

Francia reconoce su responsabilidad en el genocidio en Ruanda

Un informe denuncia "graves errores" de Francia en el genocidio de Ruanda de 1994