EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Sorpresas en el tatami durante la sexta jornada de los Campeonatos del Mundo de Yudo en Doha

Las medallistas de menos de 78 kilos posan con sus preseas
Las medallistas de menos de 78 kilos posan con sus preseas Derechos de autor Emanuele Di Feliciantonio/IJF
Derechos de autor Emanuele Di Feliciantonio/IJF
Por Jose Nunez TenaEuronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En la categoría de menos de 100 kilos el campeón del mundo Muzaffarbek Turoboyev caía derrotado en primera ronda

PUBLICIDAD

La sexta jornada de los Campeonatos del Mundo de Yudo de Doha, Catar, estuvo cargada de sorpresas.

En menos de 78 kilos, Inbar Lanir protagonizó el campeonato de su vida, derrotando una rival tras otra a base de ippones. La yudoca israelí no permitió que nadie osara detenerla en su camino hacia la gran final. Ni siquiera la número 1 del mundo, la italiana Alice Bellandi, a la que derrotó en semifinales.

Por el otro lado del cuadro también parecía destinada a alcanzar el último combate Audrey Tcheumeo, campeona del mundo en 2011. La francesa llegaba decidida a demostrar que, 12 años después, aún era capaz de hacerse con el oro. A base de grandes lanzamientos a lo largo de todo el día Tcheumeo acababa viéndose las caras con Lanir.

Tanto una como otra demostraron ser dignas del metal más preciado. El combate fue una explosiva mezcla de energía, entrega y grandes lanzamientos, si bien finalmente fue Lanir la que atrapó a Tcheumeo para llevar el campeonato del mundo a Israel.

Las medallas fueron entregadas por el presidente de la Asociación Israelí de Yudo, Moshe Ponti.

"Todo el mundo es muy amable y he disfrutado mucho aquí, el ambiente es genial", decía tras su triunfo la israelí. "Hace calor, pero me siento muy orgullosa".

Adamian, merecido oro

Todas las apuestas se fueron al traste en la categoría de menos de 100 kilos, donde el actual campeón del mundo, Muzaffarbek Turoboyev, caía derrotado en primera ronda. El dorsal rojo estaba en juego.

De vuelta a esta categoría, el doble campeón olímpico y mundial Lukas Krpalek, quería consolidar su posición como uno de los grandes yudocas de todos los tiempos. Su tercer título mundial estaba al alcance de la mano tras mostrar al público una clase magistral de ne-waza durante las preliminares. El yudo del checo nunca decepciona.

El yudoca independiente y neutral Arman Adamian, ganador de varios Grand Slams, también parecía más que dispuesto a hacerse con el preciado oro. Tras una serie de duros combates en los que hizo galas de sus potentes técnicas, Adamian llegaba al combate por el primer cajón del podio con la sensación de que nada podía detenerle.

En la gran final ambos tuvieron sus oportunidades, pero fue Adamian quien, gracias a un yudo dominante se alzó con la victoria, abandonando el tatami como campeón del mundo.

El director deportivo de la Federación Internacional de Yudo, Vladímir Barta, hizo los honores en el podio de menos de 100.

"Para ser sincero, todavía no puedo creer que soy campeón del mundo", decía un pletórico Adamian. "He recorrido un largo viaje para llegar hasta aquí. He perdido varios eventos y ahora he ganado el título, y no puedo creerlo. Estoy feliz de ser el campeón mundial".

Este sábado, los pesos pesados entran en el tatami. Los de Doha son los primeros Campeonatos del Mundo desde 2017 con el 10 veces campeón del mundo, Teddy Riner, entre los participantes. ¿Podrá repetir su éxito en el Masters de Doha y hacerse con su undécimo título mundial?. La respuesta, en breve, en el tatami.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Día 3 de los Campeonatos del Mundo de Yudo: Primera medalla de oro para Suiza y la magia de Deguchi

Mundial de Judo 2024: Un comienzo perfecto en Abu Dabi

Judo: La selección olímpica de Japón brilla, pero la judoka francesa Dicko parece imparable