Los Campeonatos del Mundo de Yudo en Doha regalan una nueva final entre Grigalashvili y Casse

Clarisse Agbegnenou, campeona de -63 kilos
Clarisse Agbegnenou, campeona de -63 kilos Derechos de autor Hussein Sayed/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La francesa Clarisse Agbegnenou se hace por su parte con el oro en menos de 63 kilos

PUBLICIDAD

Doha, la vibrante capital de Catar, es una cautivadora mezcla de modernidad y cultura histórica. Con un patrimonio rico y diverso, el país ha sabido preservar sus tradiciones al tiempo que abraza la innovación.

Los bulliciosos zocos son el mejor ejemplo de esa tradición, con sus callejuelas laberínticas que atraen a todo el que las visita. Lo antiguo y lo nuevo coexisten a la perfección.

Si hablamos de deporte, sobra decir que Catar se ha convertido en un destino muy codiciado. Sus instalaciones de última generación le convierten en un centro mundial de la más alta competición. Qué mejor escenario para unos Campeonatos del Mundo de Yudo.

Clarisse Agbegnenou, pentacampeona mundial y olímpica, volvió a demostrar el porqué de sus triunfos y su fama. A base de bloqueos y grandes lanzamientos la francesa llegó con solvencia hasta la gran final de menos de 63 kilos, donde le esperaba Andreja Leski. La eslovena también protagonizó un día para enmarcar, alcanzando una final ya vivida en 2021.

Agbegnenou acabó siendo la mejor de ambas yudocas para, en su octava final en unos Campeonatos del Mundo, hacerse con su sexto título mundial. Sin ninguna duda, una auténtica leyenda del yudo.

Jean Luc Rouge, miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Yudo, fue el encargado de entregar las medallas a Agbegnenou, Leski y compañía.

"Estoy muy orgullosa de volver a competir como madre", decía después la campeona, "y de tener hoy esta sexta medalla mundial".

Otra vez Grigalashvili

El excampeón del mundo Matthias Casse llegaba a Doha para recuperar su título, y fue dando buena cuenta de ello a medida que iba sumando victorias, hasta llegar a la final.

Pero por el otro lado del cuadro competía ni más ni menos que el vigente campeón del mundo, Tato Grigalashvili, que no parecía dispuesto a renunciar a su título. Como era de esperar, ambos se daban cita en la gran final de menos de 81kg, ¡por tercera vez consecutiva!

La tensión fue máxima a lo largo de uno de los combates más esperados de la competición. Al final, un siempre firme Grigalashvili conseguía anotarse un waza-ari con el que revalidaba su título.

Las medallas de menos de 81 fueron entregadas por el vicepresidente de la FIJ, Laszlo Toth.

"Mis recuerdos de Doha son increíbles, porque en 2021 gané aquí el Masters", recordaba después Grigalashvili, "así que se convirtió en una ciudad especial para mí. Y ahora, he defendido mi título mundial. Hay un ambiente fantástico en este país y espero volver aquí de nuevo a por más medallas en el futuro. Muchas gracias a Catar y a Doha".

Este viernes, nuevos combates y nuevos campeones del mundo en Doha, escenario insuperable de patrimonio, progreso, y, por supuesto, yudo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Vuelve el rey: Teddy Riner gana su 11º título mundial de yudo en Doha

Comienzo épico de los Campeonatos del Mundo de Yudo en Doha, con sobresaltos y expectación

Japón, intratable una vez más en los Campeonatos del Mundo de Yudo por Equipos Mixtos