EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

"Somos parte de la sociedad": las trabajadoras del sexo italianas luchan por la despenalización

El 2 de junio, Día Internacional de las Trabajadoras del Sexo, las trabajadoras del sexo italianas salieron a las calles de Bolonia para pedir la despenalización.
El 2 de junio, Día Internacional de las Trabajadoras del Sexo, las trabajadoras del sexo italianas salieron a las calles de Bolonia para pedir la despenalización. Derechos de autor Copyright @Danimale_sciolto
Derechos de autor Copyright @Danimale_sciolto
Por Giulia Carbonaro
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por primera vez en casi 20 años, las trabajadoras del sexo de Italia se han reunido en la ciudad de Bolonia para debatir cómo afecta a su vida cotidiana la legislación sobre el trabajo sexual en el país.

PUBLICIDAD

Maria Pia Covre, más conocida como Pia, lleva cuatro décadas trabajando como trabajadora sexual en Italia y casi los mismos años abogando por mejores derechos para ella y sus colegas en un país donde, según afirma, el estigma contra la profesión sigue siendo muy fuerte.

Este mes, Covre fue una de las muchas trabajadoras del sexo reunidas en la ciudad de Bolonia para debatir cómo afecta a su vida cotidiana la legislación italiana en torno a la prostitución. Era el primer acto de este tipo que se organizaba en Italia en casi 20 años, celebrado simbólicamente para coincidir con el Día Internacional de las Trabajadoras del Sexo, fecha que conmemora la ocupación de una iglesia de Lyon por un centenar de trabajadoras del sexo en 1975 para reclamar mejores condiciones laborales.

Al acto de este año, que siguió a una marcha por las calles de Bolonia, asistieron grupos, asociaciones y profesionales del sexo a título individual hartos del enfoque jurisdiccional que el país tiene hacia ellos, fundamentalmente hostil desde 1958, cuando Italia cerró sus "casas cerradas", también conocidos como "casas de tolerancia".

Estas "casas", que se introdujeron a finales del siglo XIX, permitían a las trabajadoras del sexo reunirse con sus clientes en el espacio seguro de un hogar, que también era su lugar de trabajo.

@Danimale_sciolto
La marcha en apoyo a las trabajadoras del sexo en Bolonia el 2 de junio de 2023.@Danimale_sciolto

Desde entonces, las trabajadoras del sexo en Italia se han visto obligadas a trasladarse a las calles, donde las condiciones suelen ser inseguras. Según datos de 2019 de un grupo que estudia la trata de personas y el trabajo sexual en Italia, la mayoría de los trabajadores del sexo del país que salen a la calle por la noche son mujeres, el 79,4%. Muchas de ellas, el 19,6%, son mujeres trans, uno de los grupos más vulnerables a la violencia de género.

Al mismo tiempo que Italia decidió clausurar los "hogares cerrados" con la ley Merlin de 1958, el país introdujo los delitos de explotación y complicidad en la prostitución, lo que significa que cualquier tercero que no sea un trabajador sexual o su cliente puede ser procesado si se descubre que está implicado en lucrarse con la prostitución.

Esta legislación puede utilizarse de forma positiva, cuando se destina a luchar contra el tráfico y la explotación sexual, pero plantea muchos problemas a las trabajadoras del sexo. Un propietario que alquile su piso a una trabajadora sexual, por ejemplo, podría ser condenado a varios años de cárcel si se descubre que conocía el oficio de su inquilina. Las trabajadoras del sexo se quejan de que está criminalizado de facto debido a la legislación que penaliza la participación de terceros.

"Es una represión sistemática del trabajo sexual promulgada mediante la creación de delitos como la complicidad en la prostitución", dijo Covre a Euronews. "Eso significa que la gente no puede trabajar dentro de una casa, y si trabajan en la calle están ocupando ilegalmente suelo público".

¿La solución? No legalizar, sino despenalizar el trabajo sexual

Las trabajadoras del sexo reunidas en Bolonia no piden que se restablezcan los "hogares cerrados". Lo que piden es que se elimine la legislación que castiga a terceros y que los trabajadores del sexo tengan los mismos derechos que cualquier otro trabajador del país.

"Nuestra petición es despenalizar el trabajo sexual", dijo Covre. "Los trabajadores del sexo ya están castigados por la legislación. Si se añade el hecho de que más personas vulnerables pueden ser trabajadoras del sexo, como migrantes, refugiados o personas trans, la situación se vuelve insoportablemente difícil."

Las trabajadoras del sexo italianas también piden que se erradique el estigma que rodea a la profesión y que ésta se normalice y se convierta en socialmente respetable, de modo que puedan pagar impuestos, alquilar una vivienda o presentar una denuncia a la policía si son agredidas mientras trabajan sin miedo a ser menospreciadas o a que se burlen de ellas.

"Acabar con el estigma significa educar a la gente sobre nuestras vidasy cambiar la narrativa en torno al trabajo sexual, que no es la nuestra. Hay víctimas que son explotadas para el trabajo sexual, pero también hay muchas que deciden hacer trabajo sexual libremente", dijo Covre.

"El problema de las trabajadoras del sexo es que a menudo se nos considera 'otras', alguien a quien tratar como si fuéramos peligrosas, diferentes", declaró a Euronews Elettra Arazatah, una trabajadora del sexo italiana residente en Londres.

 "En nuestra sociedad la percepción de las trabajadoras del sexo está cambiando, poco a poco vamos normalizando el sexo, pero aún estamos muy lejos de lo que queremos. Las trabajadoras del sexo siguen siendo consideradas víctimas a las que hay que salvar o delincuentes a los que hay que manejar. No individuos autónomos", añadió.

"Estamos a tu lado en la cola del supermercado, en la oficina de correos, a la salida del colegio para recoger a nuestros hijos; puede que no las conozcas, pero seguro que hay una trabajadora sexual en tu red de amigos y conocidos", dijo Arazatah. "Somos parte integrante de la sociedad, no otras".

La legislación vigente en torno a la prostitución, según Elettra, aísla a las trabajadoras del sexo y les impide crear una red de solidaridad o una cooperativa donde puedan cuidarse unas a otras.

_eva.nescente_photo/Margherita Marcacci
Manifestantes con paraguas con la inscripción "el trabajo sexual es trabajo" durante una marcha el 2 de junio._eva.nescente_photo/Margherita Marcacci

El modelo belga

En algunos países de Europa, como los Países Bajos y Alemania, el trabajo sexual está legalizado, lo que significa que se ha creado un conjunto de normas específicas en torno a la compraventa de trabajo sexual.

Si bien esto ofrece una gran protección a los trabajadores del sexo desde una perspectiva institucional, lo hace con un grado de formalidad que puede hacer que el trabajo sea inaccesible para muchos, según los trabajadores del sexo, con graves consecuencias. Todo lo que ocurra fuera de estas normas se considera infracción de la ley y está sujeto a arresto.

PUBLICIDAD

Lo que las trabajadoras del sexo de Italia piden al gobierno es que el país siga los pasos de Bélgica, que recientemente ha despenalizado el trabajo sexual. Según este modelo, los adultos que consienten pueden comprar o vender sexo sin cometer ningún delito, mientras que se mantienen las leyes contra la trata, la violencia, la violación y el trabajo sexual con menores.

Nueva Zelanda también despenalizó totalmente el trabajo sexual de adultos en 2003 con la aprobación de la Ley de Reforma de la Prostitución (PRA, por sus siglas en inglés). Cinco años después de la entrada en vigor de la ley, un informe del gobierno concluyó que la PRA había sido eficaz "en la consecución de su propósito, y el Comité confía en que la gran mayoría de las personas implicadas en la industria del sexo están mejor con la PRA que antes".

La ley ha permitido que las fuerzas del orden se centren en proteger a las trabajadoras del sexo en lugar de criminalizarlas, defendiéndolas de la explotación por parte de delincuentes y de la violencia.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Intenso debate en Italia por el proyecto de ley que regulará hoteles y apartamentos turísticos

Prostitución en la UE: de la abolición a cotizar a la seguridad social

Suecia aprueba la Ley trans y rebaja la edad mínima para el cambio de género a los 16 años