Washington y Londres refuerzan su asociación económica para hacer frente a China y Rusia

El primer ministro británico, Rushi Sunak, y el presidente de EEUU, Joe Biden, en la Casa Blanca
El primer ministro británico, Rushi Sunak, y el presidente de EEUU, Joe Biden, en la Casa Blanca Derechos de autor Niall Carson/AP
Por euronews con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La llamada 'Declaración del Atlántico', que está pensada para hacer frente a China y Rusia, se adapta también a nuevos desafios como la inteligencia artificial y el cambio climático

Washington y Londres renuevan su asociación económica con la llamada 'Declaración del Atlántico'.

PUBLICIDAD

En una reunión en la Casa Blanca, el Presidente Joe Biden y el primer mnistro británico, Rishi Sunak, lanzaron una nueva asociación en la industria de defensa, la energía nuclear civil y el suministro de metales esenciales.

Una nueva alianza que se adapta a la Inteligencia Artificial y al cambio climático, pero que también está pensada para hacer frente a China y Rusia.

"Países como China y Rusia están dispuestos a manipular y explotar nuestra apertura, robar nuestra propiedad intelectual, utilizar la tecnología con fines autoritarios o retirar recursos cruciales como la energía. No lo conseguirán. Hoy hemos acordado la 'Declaración Atlántica', una nueva asociación económica para una nueva era, de un tipo que nunca antes se había acordado.", subrayó el primer ministro británico, Rishi Sunak.

A pesar de la importancia de la "Declaración del Atlántico", el texto se queda muy lejos del acuerdo de libre comercio por el que el Reino Unido ha estado presionando desde su salida de la Unión Europea en 2020.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Macron y Sunak abrazan una nueva era de cooperación entre París y Londres

La UE y Reino Unido abren un "nuevo capítulo" con el acuerdo del protocolo de Irlanda del Norte

Rishi Sunak afirma que China es un "desafío sistémico" para los "intereses" del Reino Unido