EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Disturbios en Francia: ¿qué diferencias hay entre la violencia urbana de 2023 y la de 2005?

Disturbios en Nanterre, Francia (30/06/2005)
Disturbios en Nanterre, Francia (30/06/2005) Derechos de autor Aurelien Morissard/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Aurelien Morissard/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Por Euronews con AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en francés

La violencia urbana que acaba de estallar en Francia tras la muerte del joven Nahel, abatido por un policía al resistirse supuestamente a ser detenido, recuerda a los disturbios de 2005 que dejaron huella en todo el país. Dos sociólogos ofrecen su análisis.

PUBLICIDAD

¿Qué paralelismos pueden establecerse entre estos dos sucesos? Aunque el origen de la ira -la muerte de jóvenes de los suburbios durante controles policiales- es similar, el contexto social es diferente. Y los canales de comunicación han evolucionado mucho, permitiendo una difusión de la información sin filtros e instantánea.

Los disturbios de 2023, más intensos que en 2005

En otoño de 2005, Francia vivió tres semanas de disturbios, concentrados inicialmente en los suburbios llamados "sensibles" de la región parisina, antes de extenderse a otras partes del país.

La ira se desató tras la muerte, el 27 de octubre, de dos adolescentes -Zyed y Bouna- cerca de Clichy-sous-Bois (Seine-Saint-Denis), electrocutados en un transformador de EDF donde se habían refugiado para escapar a su detención.

Sus muertes, que se hicieron eco de las de otros dos jóvenes unos meses antes, desencadenaron una violencia urbana durante la cual se incendiaron más de 10.000 coches, numerosos edificios resultaron dañados, decenas de policías, gendarmes y manifestantes resultaron heridos y más de 6.000 personas fueron detenidas. Los disturbios se saldaron además con tres muertos, dos de ellos en sendos incendios.

El 27 de junio, la historia se repitió con la muerte de Nahel, un franco-argelino de 17 años que murió por los disparos de un agente de policía cuando supuestamente se negó a obedecer.

Según las últimas cifras publicadas por el Ministerio del Interior, los ocho días de violencia urbana que siguieron causaron tantos daños y movilizaron más fuerzas de seguridad que los disturbios de 2005, que duraron tres semanas.

CHRISTOPHE ENA/AP2006
Les photos de Zyed Benna et Bouna Traore morts électrocutés le 27 octobre 2005 à Clichy-Sous-BoisCHRISTOPHE ENA/AP2006
Cara Anna/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
La tombe de Nahel Merzouk, l'adolescent tué par un policier le 27 juin 2023Cara Anna/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

Escenarios repetidos

Espectaculares por su intensidad, los disturbios de 2023 y 2005 distan mucho de ser los únicos que se han producido en Francia.

El sociólogo François Dubet, que ha contabilizado unos cuarenta disturbios desde principios de los años 80, se declara sorprendido por la repetición del mismo escenario: "Cada vez, ha habido un error policial, cada vez, ha habido violencia contra los equipamientos públicos, comisarías, escuelas, ayuntamientos. Siempre acaba en saqueo. Cada vez, no se escucha a los representantes electos ni a las asociaciones de vecinos, y se repiten las respuestas políticas".

El sociólogo Fabien Truong está de acuerdo: "Se_repiten los mismos problemas, es decir, detenciones muy regulares, dando la impresión de que las cosas se van a descontrolar, lo que ocurre con bastante regularidad, porque todo es crónico. Desgraciadamente, todos los años se producen muertes en los barrios populares como consecuencia de encuentros con la policía. Esto refleja una relación muy vertical con una lógica de sospecha, en la que la policía interviene a menudo a ciegas._

Michel Euler/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Les émeutes à Nanterre (29/06/23)Michel Euler/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
JACQUES BRINON/AP2005
Une voiture incendiée lors des émeutes de 2005JACQUES BRINON/AP2005

Jóvenes que se sienten "abandonados

En 2005, como en 2023, muchos jóvenes de 16 y 17 años salieron a la calle para expresar su rabia y su resentimiento.

"Es una minoría de jóvenes de los suburbios que, con razón o sin ella, sienten que han llegado a un callejón sin salida, que les han defraudado y que, en el fondo, sienten que ya no tienen nada que perder.Son jóvenes que no tienen suficiente presencia adulta a su alrededor", explica Fabien Truong.

Los problemas son profundos: la guetización de los barrios, la precariedad, el desempleo, el fracaso del sistema educativo nacional, el racismo, la discriminación y la delincuencia son algunos de los síntomas más citados.

François Dubet subraya también el vacío que rodea a los jóvenes implicados en la violencia urbana:"Detrás de los alborotadores no hay ninguna organización, ningún partido, ningún sindicato, ninguna mezquita, no hay nada. Lo característico es el vacío político. El alcalde, que hizo todo lo que pudo por el centro social y el centro juvenil, todavía puede hablar, pero habla en el vacío. Nadie le escucha.

Michel Euler/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
La marche pour Nahel (29/06/2023)Michel Euler/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
CHRISTIAN HARTMANN/AP
L'hommage à Zyed et Bouna, un an après leur mort à Clichy-sous-Bois (27 octobre 2006)CHRISTIAN HARTMANN/AP

En 2023, las redes sociales desempeñaron un papel acelerado

Las redes sociales, que no existían en 2005, también han desempeñado un papel catalizador, como explica François Dubet: "El asesinato de Nahel fue filmado. Todos los ciudadanos pudieron así ver a un policía blandiendo un revólver a la cabeza de un chico que conducía un coche. En 2005, nadie vio nada, todo se interpretó y se discutió.

Las escenas de destrucción y saqueo difundidas en las redes sociales crean expectación y tienen un efecto de bola de nieve: "Podemos ver que hay efectos escenificados (...) Además, las redes han cambiado la forma en que percibimos hoy la relación entre la policía y el público", señala Fabien Truong.

Un contexto social más explosivo en 2023

En 2023, el contexto social parece más explosivo que en 2005. Francia acaba de vivir varias semanas de huelgas y manifestaciones relacionadas con la reforma de las pensiones.

El país también sigue marcado por el movimiento de los "Gilets jaunes" contra la precariedad laboral y la injusticia social, por dos años de restricciones sanitarias vinculadas a la crisis de Covid y por una inflación galopante, ligada a la guerra de Ucrania, que lastra el poder adquisitivo.

Otros acontecimientos ocurridos en el extranjero también se han extendido al Viejo Continente, como la muerte del afroamericano George Floyd, símbolo de la violencia policial y la discriminación que sufre la comunidad negra en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

En 2005, Nicolas Sarkozy, entonces Ministro del Interior, utilizó unas frases chocantes para enardecer a la opinión pública. "Vamos a limpiar las urbanizaciones con una Karcher", declaró el futuro presidente durante una visita a La Courneuve, un barrio sensible de la región parisina. El 25 de octubre, poco antes de los disturbios, el mismo Sarkozy había vuelto a hacerlo, dirigiéndose a los vecinos del barrio de Argenteuil: "¿Estáis hartos de esta banda de escoria? Pues nos desharemos de ellos".

Fuera de Francia, una impresión de caos generalizado

Al igual que en 2005, las imágenes de los recientes disturbios han dado la vuelta al mundo, dando una impresión de caos en Francia, donde los suburbios son percibidos por algunos observadores extranjeros como zonas sin ley donde reina la delincuencia.

"Lagente que vive en estas zonas no son traficantes de droga. Aunque hay un desempleo masivo, la mayoría trabaja, y puede que sean menos ricos, pero llevan una vida normal", afirma el sociólogo François Dubet, que también observa una forma de ambivalencia en esta población: "Los residentes condenan la violencia porque destruye su barrio, pero también denuncian el racismo policial al tiempo que exigen más policía porque ya no es habitable".

Fabien Truong también cree que la violencia urbana en Francia distorsiona la realidad de los barrios populares: "Cuando se miran las cifras de flujo de población, se ve que hay mucha movilidad social. Y si los barrios se empobrecen, es también porque las familias que tienen éxito o que mejoran sus condiciones de vida abandonan estos barrios", subraya el sociólogo, que también destaca los numerosos éxitos de los jóvenes: "Hay una franja de estos jóvenes que realmente han encontrado su lugar en la sociedad francesa. No hay más que ver quién trabaja para la SNCF, quién trabaja para empresas, quién está en la selección francesa, cuáles son las personalidades favoritas de los franceses, cuál es la música más escuchada, el rap". Pero la otra cara de la moneda es el empobrecimiento de los propios barrios.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La inteligencia francesa alerta sobre el crecimiento de la violencia de la extrema derecha

Francia | Más protestas contra la violencia policial y en homenaje a Nahel y Adama Traoré

Joven italiano arrestado brutalmente en Miami, otro caso más de violencia policial en EE.UU.