EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La inteligencia francesa alerta sobre el crecimiento de la violencia de la extrema derecha

Activistas de extrema derecha perturban el ayuntamiento mientras la primera teniente de alcalde de Saint-Brevin-les-Pins, Dorothee Pacaud, es elegida alcaldesa de su municipio.
Activistas de extrema derecha perturban el ayuntamiento mientras la primera teniente de alcalde de Saint-Brevin-les-Pins, Dorothee Pacaud, es elegida alcaldesa de su municipio. Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Euronews con AFP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los recientes incidentes de acoso a alcaldes indican que los grupos duros se están envalentonando.

PUBLICIDAD

El máximo responsable de los servicios de inteligencia franceses advirtió este domingo del "muy preocupante recrudecimiento" de las acciones violentas de la ultraderecha. 

"Desde la primavera, asistimos a un resurgimiento muy preocupante de acciones violentas y de intimidación por parte de la ultraderecha, algunas de las cuales suponen una clara ruptura con el marco democrático", subrayó Nicolas Lerner, jefe de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) de Francia, en una entrevista con el diario Le Monde.

Lerner, al frente de la DGSI desde 2018, se refirió en particular a los ataques contra los alcaldes de Saint-Brevin-les-Pins —que dimitió tras el incendio de su vivienda—, y Callac, donde la instalación de centros de acogida para solicitantes de asilo y refugiados fue duramente criticada por la extrema derecha.

Banalizando la violencia

El alto funcionario se muestra preocupado por "la banalización del uso de la violencia y la tentación de intentar imponer las propias ideas mediante el miedo o la intimidación", refiriéndose a un movimiento de ultraderecha que cuenta "con unas 2.000 personas".

Lerner recuerda igualmente que desde 2017 se han frustrado diez atentados terroristas planeados por la ultraderecha.

La lucha contra el calentamiento climático es una batalla legítima que merece ser librada con determinación, pero siempre con los medios que permite la democracia
Nicolas Lerner
Jefe de la Dirección General de Seguridad Interior de Francia

Lerner también se refirió al movimiento de ultraizquierda, calificando de "preocupante" la importación de los "modos de acción" de la ultraderecha en cuestiones medioambientales, como la protesta contra el proyecto de megabases de almacenamiento de agua en Sainte-Soline, o en las obras de la línea ferroviaria Lyon-Turín.

"La lucha contra el calentamiento climático es una batalla legítima que merece ser librada con determinación, pero siempre con los medios que permite la democracia", subrayó Lerner, que lamentó que "para algunos, esta reivindicación sea un pretexto para atacar los símbolos del Estado, las fuerzas del orden, lo que llaman el 'sistema'".

Lerner, no obstante, no quiso emplear en sus declaraciones el término "ecoterroristas" que sí empleó el ministro del Interior, Gérald Darmanin. Y es que Lerner defiende que "no se ha cometido ninguna acción" de carácter terrorista en nombre de la causa medioambiental en los últimos años, si bien sí aseguró que los organismos permanecen "vigilantes" ante "ideologías que legitiman y teorizan sobre el uso de la acción violenta".

Por último, y respecto al riesgo de terrorismo islamista, Lerner explicó que cada vez se vigila más a "individuos radicalizados que viven en Europa o Asia Central" y que son invitados a actuar por "organizaciones terroristas en Siria y, cada vez más, en Afganistán".

En diciembre, dos jóvenes radicales, de nacionalidades rusa y tayika, fueron inculpados y encarcelados como sospechosos de preparar acciones violentas en territorio francés.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Francia | Más protestas contra la violencia policial y en homenaje a Nahel y Adama Traoré

Disturbios en Francia: ¿qué diferencias hay entre la violencia urbana de 2023 y la de 2005?

Por qué la extrema derecha llega cada vez más al poder en toda Europa