EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Por qué la extrema derecha llega cada vez más al poder en toda Europa

Ya hay tres gobiernos en el bloque con partidos de extrema derecha.
Ya hay tres gobiernos en el bloque con partidos de extrema derecha. Derechos de autor Andrew Medichini/AP
Derechos de autor Andrew Medichini/AP
Por Efi Koutsokosta
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Italia, Suecia y ahora Finlandia: Los partidos de extrema derecha en Europa han empezado a gobernar.

PUBLICIDAD

En Europa se está produciendo poco a poco un cambio que podría convertirse en una nueva tendencia política. Los partidos de extrema derecha, antes al margen del espectro político, están consiguiendo ahora puestos de gobierno junto a los principales partidos de derechas.

El último caso es el de Finlandia, donde tras tres meses de negociaciones, el partido nacionalista de extrema derecha "los Finlandeses" -que en gran medida hizo campaña con un programa antiinmigración y anti Unión Europea- se convirtió el fin de semana en miembro del gobierno de coalición.

Este tipo de partidos también participan o lideran gobiernos en Italia y Suecia, mientras que en España el conservador Partido Popular (PP) ha alcanzado una serie de acuerdos de coalición a nivel regional y local con el partido de extrema derecha Vox, un posible avanzamiento de lo que podría suceder en las elecciones generales del mes que viene. Mientras tanto, en Hungría y Polonia llevan años en el poder partidos extremadamente conservadores.

Desilusión con los partidos convencionales

Según los analistas, las razones de esta tendencia varían de un país a otro: la inmigración, la economía o la guerra de Ucrania son algunos de los factores que impulsan el cambio.

"En algunos países, esto está muy relacionado -en muchos por cierto, no sólo en aquellos en los que luego asumen un papel de liderazgo en el gobierno o un papel en el gobierno- con la cuestión de la migración", ha explicado Janis Emmanouilidis, subdirector ejecutivo del European Policy Centre, un think tank con sede en Bruselas.

"En otros países, es una forma de mostrar la tarjeta amarilla o roja a los partidos mayoritarios por temas relacionados con la economía, con temas relacionados con los miedos que tiene la gente respecto a los procesos de transformación, que están ocurriendo delante de sus ojos", ha añadido.

Para Cathrine Thorleifsson, profesora asociada de la Universidad de Oslo y responsable de la Comisión sobre Extremismo del gobierno noruego, esta tendencia no es nueva. Ha explicado a Euronews quelos diferentes partidos han ido aumentando su apoyo electoral durante la última década.

Para ella, la inmigración y el euroescepticismo son los principales motores. "Muchos votantes están bastante desilusionados con los partidos políticos convencionales. Y parece que estamos inmersos en una nueva crisis globalizada", ha explicado a Euronews.

"Primero tuvimos la crisis financiera, la pandemia, las consecuencias económicas de la guerra de Ucrania y la crisis del coste de la vida. Y en tiempos de crisis, algunos de estos partidos populistas de derechas encuentran soluciones sencillas a estos problemas tan complicados y prometen proteger al pueblo y la soberanía frente a las amenazas reales y percibidas desde el exterior", ha detallado.

El sentimiento de la gente en tiempos de crisis ha sido históricamente el mismo, ha asegurado. "Muy a menudo también se hace hincapié en la religión. En el caso de España, ahora se apela a los valores tradicionales y al modo de vida. Es un llamamiento al catolicismo. Y en todos los países es también una amenaza velada a los valores liberales asociados a la democracia liberal y a la UE", ha afirmado.

Próximas elecciones europeas

En vísperas de las elecciones europeas de 2024, podrían formarse nuevas alianzas políticas. Es probable que los principales partidos -el conservador Partido Popular Europeo, los liberales de Renovar Europa y los socialdemócratas del S&D- salgan debilitados, según los últimos sondeos.

El reciente "flirteo" abierto entre el PPE y el más derechista Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), sobre todo en cuestiones medioambientales, ha suscitado inquietud sobre la elaboración de políticas después de 2024.

"Un resultado electoral más fuerte para las fuerzas extremas empujará a la corriente dominante en una determinada dirección, la pondrá bajo presión. ¿Conducirá esto al fin de la UE? Creo que no es lo que se prevé, pero podría dificultar las cosas a nivel europeo", ha apuntado Emmanoulidis.

No obstante, ha subrayado que "esto (está) ocurriendo en un momento en el que realmente se necesita un mayor nivel de ambición con respecto a la respuesta de la UE a los muchos retos a los que nos enfrentamos, a los muchos retos de transformación a los que nos enfrentamos, ya tengan que ver con la geopolítica -basta con mirar a Ucrania y al orden internacional-, con la transformación ecológica, con la transformación digital".

España celebrará elecciones anticipadas el 23 de julio, y los analistas sugieren que su resultado será clave para determinar la futura orientación del PPE.

Para Thorleifsson, esta tendencia ha llegado para quedarse y podría tener implicaciones reales para la democracia liberal a medida que vaya creciendo. "La amenaza real es, por supuesto, para la propia democracia y ver cómo las democracias en nuestro tiempo, mueren bastante lentamente por líderes autoritarios elegidos democráticamente", ha dicho.

"Tomemos Hungría como ejemplo, donde se ha producido un cambio gradual de una democracia abierta a un gobierno más autoritario, donde también se ven amenazados los derechos de las minorías, la independencia del poder judicial y el equilibrio de poderes. A menudo, los partidos conservadores convencionales forman coaliciones con partidos populistas, pero no consiguen dominarlos. Así que lo que se ve es un cambio neto tanto en la ideología y la retórica como en la política, que tiene implicaciones reales para la democracia y los derechos humanos", ha añadido.

Mientras tanto, en Alemania, la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) también obtiene buenos resultados en las encuestas con llamadas a detener la migración y atacando la agenda verde del gobierno, mientras que en Francia, la ultraderecha sigue siendo uno de los actores políticos clave del país.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El regreso de los israelíes a Alemania es más díficil de lo que parece

La inteligencia francesa alerta sobre el crecimiento de la violencia de la extrema derecha

Golpe a Orbán: Varios Estados miembros boicotean la Cumbre de la UE celebrada en Budapest