EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Militares estadounidenses declaran en el Congreso sobre la existencia de ovnis

La imagen del video proporcionado por el Departamento de Defensa etiquetado Gimbal, de 2015, un objeto inexplicable es rastreado por un aviador naval.
La imagen del video proporcionado por el Departamento de Defensa etiquetado Gimbal, de 2015, un objeto inexplicable es rastreado por un aviador naval. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Andrew Naughtie, Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Junto con descripciones detalladas de encuentros de primera mano con objetos esféricos, los militares aludieron a la intimidación gubernamental que les hizo temer por sus vidas

PUBLICIDAD

Un grupo de expertos del Congreso de Estados Unidos ha escuchado el testimonio de antiguos militares que afirman que el ejército estadounidense podría saber mucho más de lo que se ha revelado hasta ahora sobre objetos desconocidos avistados en el cielo.

En la audiencia sobre los denominados Fenómenos Anómalos No Identificados (FANI) (término acuñado en parte para evitar el estigma de "ovni") varios testigos compartieron testimonios sorprendentes sobre supuestos programas militares secretos, así como encuentros personales con objetos desconocidos que parecían desafiar los principios conocidos de la física y la ingeniería mientras volaban en el espacio aéreo estadounidense.

Uno de los testigos fue David Charles Grusch, ex oficial de inteligencia de las Fuerzas Aéreas estadounidenses y denunciante de irregularidades. Grucsh hizo recientemente  públicas sus afirmaciones de que el ejército estadounidense podría estar intentando aplicar ingeniería inversa a naves recuperadas de origen desconocido.

Otro, el comandante retirado de la Marina estadounidense David Fravor, relató detalladamente un encuentro que él y otros pilotos tuvieron con un UAP sobre el Golfo Pérsico en 2004.

"Cuando miramos a nuestro alrededor, nos dimos cuenta de que había agua blanca a nuestra derecha. El día del incidente era lo más parecido a un día perfecto que se puede pedir: cielo despejado, vientos suaves, mar en calma, por lo que el agua blanca destacaba en el gran océano azul. Cuando los cuatro miramos hacia abajo vimos un pequeño objeto blanco"., excplicaba Fravor.

"Cuando nos acercamos al objeto a aproximadamente media milla con el objeto justo a la izquierda de nuestro morro, aceleró rápidamente y desapareció justo delante de nuestro avión. Nuestro compañero, a unos 8.000 pies por encima de nosotros, también perdió contacto visual. Inmediatamente nos volvimos para investigar el agua blanca y descubrimos que también había desaparecido", cuenta el piloto. 

El objeto, dijo, "era muy superior en rendimiento a mi flamante F/A-18F, y no operaba con ninguno de los principios aerodinámicos conocidos que esperamos para los objetos que vuelan en nuestra atmósfera", asegura. 

A la luz del día

Existe una importante presión política por parte de los legisladores estadounidenses para que se investigue en detalle la cuestión de los UAP, manteniendo el debate al respecto lo más racional posible. Con ese espíritu, algunos de los miembros del panel trataron de enmarcar la audiencia como una exposición de posibles visitas extraterrestres a la Tierra, sino como una investigación sobre un posible encubrimiento.

"No vamos a traer hombrecillos verdes ni platillos volantes a la audiencia", dijo el congresista Tim Burchett, "siento decepcionar a la mitad de ustedes".

Sin embargo, otros miembros subrayaron que parte del objetivo de la audiencia era, de hecho, comprender el significado de los cientos o miles de avistamientos aparentemente realizados por personal militar y pilotos comerciales.

En su propio discurso de apertura, durante el cual mencionó el infame incidente de Roswell, la congresista Anna Paulina Luna señaló que el Congreso necesita comprender "la magnitud de lo que esto significa no sólo para esta nación, sino para la humanidad".

Gracias a una secuencia esporádica de informes periodísticos y revelaciones oficiales en los últimos años, comenzando con un sorprendente artículo del New York Times en 2017, hay una mayor comprensión pública que nunca sobre los pasos que Estados Unidos ha estado tomando silenciosamente para investigar los FANI, en particular los avistados por miembros del servicio militar.

Se sabe que se han gastado millones de dólares de fondos asignados silenciosamente por el Senado de los EE. UU. para investigar el asunto, incluso a través del Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados establecido en 2020, y su sucesor, la Oficina de Resolución de Anomalías en Todos los Dominios, para la que trabajó Grusch.

Los informes de prensa, los vídeos desclasificados y los testimonios del Congreso han dejado claro que se han producido muchos más encuentros de los que se ha informado al público, y que existen sorprendentes coincidencias entre los relatos de los testigos que se han recopilado.

E incluso entre aquellos que se mantienen firmemente escépticos ante cualquier sugerencia de que aviadores extraterrestres estén visitando la Tierra, la serie de revelaciones aún parciales ha suscitado una seria alarma ante la posibilidad de que se esté utilizando algún tipo de tecnología avanzada cerca de activos militares estadounidenses, y de que, de ser así, no esté claro quién la ha desarrollado y desplegado.

La audiencia del miércoles, sin embargo, marca un nuevo giro en la historia pública.

Miedo y peligro

Tanto Grusch como Fravor aludieron específicamente al posible conocimiento o incluso posesión por parte del Gobierno estadounidense de naves originadas más allá de la atmósfera terrestre.

El testimonio más llamativo de Grusch fue indirecto, en el sentido de que no afirmó tener conocimiento de primera mano de los supuestos objetos en cuestión. En cambio, testificó que en 2019, fue "informado" de "un programa de recuperación e ingeniería inversa de accidentes UAP de varias décadas" que estaba o está operando sin el escrutinio del Congreso.

PUBLICIDAD

"Tomé la decisión sobre la base de los datos que recopilé, de reportar esta información a mis superiores y múltiples Inspectores Generales, y de hecho convertirme en un denunciante", afirmó ante el subcomité.

"Como saben, he sufrido represalias por mi decisión. Pero tengo la esperanza de que mis acciones conduzcan finalmente a un resultado positivo de mayor transparencia", afirmaba. 

Fravor también expresó su preocupación por la falta de escrutinio gubernamental de los incidentes denunciados y del conocimiento que los militares tienen de ellos.

"Lo que me preocupa es que no haya 'supervisión' por parte de nuestros funcionarios electos sobre nada relacionado con que nuestro gobierno posea o trabaje en naves que creemos que no son de este mundo", dijo en sus declaraciones.

También reiteró ante la comisión que el objeto que él y otros pilotos vieron en el Golfo Pérsico en 2004 era capaz de realizar maniobras aparentemente imposibles que superarían cualquier aserto militar estadounidense.

PUBLICIDAD

"La tecnología a la que nos enfrentamos era muy superior a cualquiera que tuviéramos... Podía ir a algún lugar, descender en cuestión de segundos, hacer lo que quisiera y marcharse, y no había nada que pudiéramos hacer al respecto", afirmaba Grusch.

Grusch y Fravor subrayaron que los objetos de los que hablaron no sólo fueron detectados visualmente por los pilotos, sino también por radar, aunque esos datos no se han hecho públicos.

Sin embargo, el tema más fuerte de la audiencia fue que actualmente casi no hay forma de que los pilotos y el personal militar informen de avistamientos sin atraer el estigma asociado con los teóricos de la conspiración OVNI .

Grusch, por ejemplo, confirmó que en ocasiones había temido por su vida desde que lo denunció. Tampoco existe ningún sistema de denuncia para los pilotos de la aviación civil.

Otro testigo, el ex piloto de F-18 Ryan Graves, explicó que había ayudado a fundar el grupo Americans for Safe Aerospace para apoyar a quienes habían tenido encuentros con UAP, y que no había previsto cuántos testigos se pondrían en contacto con él.

PUBLICIDAD

El grupo, afirma, "se ha convertido en un refugio para más de 30 testigos de UAP que antes no hablaban debido a la ausencia de un proceso de admisión seguro. La mayoría no quiere hablar públicamente. Temen las consecuencias profesionales. Sólo quieren añadir su relato al conjunto de datos".

Resulta revelador que en la sesión del subcomité liderado por los republicanos participaran algunos de los miembros de la derecha más dura de la Cámara de Representantes -por ejemplo, Matt Gaetz, de Florida- junto con figuras de izquierda como Alexandria Ocasio-Cortez.

Eso es testimonio del hecho de que el tema de las PAU atraviesa las líneas partidistas como pocos otros temas en un momento en que Washington, y la Cámara de Representantes en particular, está viciosamente dividida.

Como dijo el congresista Jared Moskowitz en su discurso de apertura, "no debería hacer falta la posibilidad de un origen no humano para unirnos".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los alemanes, desconcertados ante el misterio del lanzador de bocadillos en serie

Exposición "extraterrestre" en el Congreso mexicano: Se exponen fósiles que supuestamente no pertenecen al ser humano

El Congreso de los Estados Unidos no le encuentra explicación a las grabaciones de OVNIS