EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Hecho en Catar: el trabajo de las empresas que quieren convertir al país en un 'gigante industrial'

Hecho en Catar: el trabajo de las empresas que quieren convertir al país en un 'gigante industrial'
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Laila Humairah & Aadel Haleem & Euronews
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El reportaje de este episodio del programa Qatar 365 trata sobre la denominación 'Hecho en Catar'. Desde la idea, hasta el producto final, el equipo de Euronews descubre grandes y pequeñas empresas que operan dentro y fuera del país.

PUBLICIDAD

En este reportaje del programa Qatar 365, descubrimos el sector industrial relacionado con el concepto 'Hecho en Catar'. Desde la idea, hasta el producto final, descubriremos empresas grandes y pequeñas que están causando sensación en el país y en el extranjero. Una de las compañías es Suhail Industries, un importante conglomerado manufacturero que produce metales procesados, plásticos y acero. Con respecto a la gestión de un negocio, Suhail Industries es una ‘máquina bien engrasada’, que impulsa a Catar para tratar de convertirlo en un ‘gigante industrial’, indica la periodista de Euronews, Laila Humairah.

"Nuestro objetivo es cultivar productos de alta calidad. Son productos ‘no cultivables’ en Catar, pero me gusta demostrar que eso no es cierto", declara Fardan Fahad Alfardan, director general de Safwa Farm.

"Podemos fabricar muchos productos aquí, en Catar, y no necesitamos importarlos", afirma Ayman Natsheh, director ejecutivo de Azure Trading & Contracting.

"Nos hemos comprometido con nuestro Gobierno, aquí en Catar, a establecer dos o tres nuevas fábricas, cada año, en Doha", señala Shadi Afif, director de Desarrollo de Suhail Industrial Holding Group.

Varias tuberías industriales esperan a ser embaladas y enviadas al otro lado del mundo, a Estados Unidos. Las tuberías no salen de la fábrica hasta que se comprueba minuciosamente su acabado, y se les añade una etiqueta importante: 'Hecho en Catar'.

En 2012, Suhail Industries era una fábrica de reciclaje de baterías. Desde entonces, ha crecido hasta convertirse en un conglomerado de empresas que incluye el reciclaje y la fabricación de piezas fundidas de bronce, cobre, aluminio y acero, plásticos e incluso papel.

"Tenemos 15 fábricas, todas en el sector de la ingeniería. Se dedican a la fundición que convierte la chatarra de acero en hierro fundido y dúctil, en piezas moldeadas de hierro dúctil", declara Shadi Afif, director de Desarrollo de Suhail Industrial Holding Group.

Entre las 15 fábricas, hay una que destaca sobre las demás. Alberga la sede de Suhail Engineering Industries, y es la fábrica más moderna, y con más alta tecnología del grupo, hasta la fecha.

El extenso recinto en el que se encuentra la fábrica cuenta con una superficie de más de 13 000 metros cuadrados, en el que hay cerca de 60 máquinas industriales. Al margen del ruido, no se trata de la típica fábrica. Maquinaria de alta tecnología, aire acondicionado e incluso zonas con vegetación. Suhail Industries pone en entredicho la idea de que una fábrica no pueda ser sostenible y ecológica, como sus productos.

Entre los productos que se fabrican, una válvula de bronce se mide con precisión milimétrica, lo que forma parte del estricto control de calidad de Suhail. ¿Cuál es el veredicto? Ha quedado aprobada, lo que significa que puede comenzar la producción de la válvula al por mayor.

"Nuestro principal objetivo era contar con una fábrica de vanguardia y respetuosa con el medioambiente, de ‘impacto cero’. Queríamos que todo residuo que pudiera afectar al medioambiente, se gestionara adecuadamente, y que hubiera un buen ambiente para los empleados. Por eso, utilizamos metodologías japonesas, como tener zonas con árboles en las fábricas, que aportan buenas vibraciones a todas las personas que trabajan en la fábrica", afirma Omar Ziad Atiyeh, director de fábrica de Suhail Engineering Industries.

Ese ambiente de trabajo está ayudando a impulsar la producción, y en última instancia, las exportaciones. Los negocios van muy bien para Suhail Industries, el mercado internacional constituye más de la mitad de su clientela.

"Destinamos al mercado catarí, del 20 % al 30 % de la producción. Un 20 % se destina a los países del Consejo de Cooperación del Golfo y el resto, a otros países del mundo. En estos momentos, Suhail exporta una media de 15 contenedores, cada semana. Diez de ellos van al mercado estadounidense, y cinco se reparten entre China, Europa y Corea del Sur", señala Shadi Afif, director de Desarrollo de Suhail Industrial Holding Group.

Sin embargo, esto no significa que se deje de invertir en ‘casa’. De hecho, Suhail Industries está acelerando su expansión en Catar, ayudando al país a avanzar hacia un futuro autosuficiente, en línea con la visión 2030 de las autoridades cataríes.

"De la fábrica a la granja. Puede resultar difícil de creer que donde estoy ahora, justo en medio del desierto, es el lugar del que obtienen sus verduras frescas diarias los hogares de Catar. Se trata de Safwa Farm, una de las empresas familiares más antiguas del país. He venido aquí para reunirme con Fardan Fahad Alfardan, director general de Safwa Farm, y descubrir cómo la compañía utiliza métodos agrícolas de alta tecnología, para plantar las semillas del ‘futuro autosostenible’ de Catar", explica la reportera Laila Humairah.

Fardan, gracias por recibirnos en la granja. En primer lugar, Safwa Farm puede considerarse pionera en la industria agrícola catarí. ¿Puede contarnos cómo surgió esta empresa?, pregunta la periodista de Euronews.

"Comenzó en 1975. Era, más bien, un espacio creado para que mi familia fuera de pícnic todos los fines de semana. Por aquel entonces, tenía unos cien metros cuadrados. Ahora, ha crecido hasta alcanzar, casi, el millón de metros cuadrados. Tenía pequeñas máquinas ‘acuapónicas’ en casa. Cultivaba tomates cherri y albahaca para mis pizzas, porque me encanta la pizza. Le hablé a mi abuelo de este sistema, y de que la gente no cultiva esto en el mercado. Si yo puedo cultivarlo, seguro que cualquiera puede hacerlo. En pleno verano, me dijo: si puedes aportar tu propio dinero, y hacerlo crecer delante de mí, invertiré en ello, por ti, y lo haré parte del grupo familiar. Eso fue hace tres años. Hoy hacemos mucho más, de lo que hicimos al principio", responde Fardan Fahad Alfardan, director general de Safwa Farm.

Echando la vista atrás, a los inicios de Safwa Farm, todo empezó de forma humilde. Pero, ahora, se ha convertido en una empresa que utiliza técnicas hortícolas de alta tecnología. ¿Cómo se aferra la empresa a sus raíces, al tiempo que emplea la tecnología?, quiere saber Laila Humairah.

PUBLICIDAD

"Nuestro objetivo es cultivar productos de primera calidad. Son productos que no se pueden cultivar en Catar, pero me gusta demostrar que esto no es así. Tenemos productos 'europeos' como: albahaca italiana, col rizada, varios tipos de lechuga, y también pimientos de gran calidad, como los que ve aquí, que son habaneros", declara Fardan Fahad Alfardan.

Mirando a nuestro alrededor, donde estamos ahora... ¡Es todo tan verde! ¿Cómo consigue Safwa Farm cosechas tan ‘verdes’ sin utilizar tierra?, interroga la reportera.

"Para ser sincero, yo mismo estoy asombrado de que lo hemos logrado. Creo que fuera, ahora mismo, hay una temperatura de entre 48 y 50 grados centígrados. Pero, dentro, alcanzamos temperaturas de 28 a 30 grados centígrados, lo que para algunos cultivos es muy bueno. Hay una gran diferencia, porque estamos en el desierto. Por ejemplo, en la 'acuaponía' se necesita mucha agua, pero el 90 % es reciclable, mientras que, en la agricultura tradicional se pierde toda. Como Catar es un país tan pequeño, no hay tanto terreno disponible. Así que, el cultivo en vertical es otro de nuestros objetivos", afirma el director general de Safwa Farm.

Por último, como verdadera marca ‘Hecho en Catar’, ¿qué significa para Safwa Farm estar a la vanguardia de los objetivos de autosuficiencia de Catar?, pregunta la periodista.

"Ahora mismo, alcanzamos las 30 toneladas anuales. Si volvemos en noviembre, serán 180 toneladas. Si no es suficiente, podemos duplicarlo, triplicarlo. Todo es posible, no hay límite. Si cumplimos con los requisitos, eventualmente, planeamos llegar a exportar", concluye Fardan Fahad Alfardan, director general de Safwa Farm.

PUBLICIDAD

Gran negocio. Pequeño negocio. Una familia. El reportero Aadel Haleem, integrante del equipo de Euronews, se reunió con una pareja de empresarios, formada por padre e hija. El padre tiene un negocio de muebles a medida, desde hace casi dos décadas. Su hija, una joven de 20 años, ha montado, recientemente, su propio negocio de tarjetas ecológicas.

¿Acaba de abrir este negocio?, pregunta Aadel Haleem.

"Sí, hace apenas tres meses. Nos trasladamos de forma definitiva. ¡Por fin! Contamos con nuestro taller permanente", responde Ayman Natsheh, director ejecutivo de Azure Trading & Contracting.

Ha tardado en llegar. Pero, por fin, Ayman Natsheh tiene un lugar al que llamar ‘hogar’. Desde 2009 dirige Azure Trading & Contracting, una empresa especializada en reformas de viviendas, oficinas y comercios. Este empresario palestino se siente muy orgulloso de haberse establecido en su ‘país de adopción’.

"Estoy muy contento. En realidad, mi sueño es contar con este taller permanente, porque antes trabajábamos en un taller de alquiler, y ahora tenemos el nuestro propio. A mí, como alguien que ha vivido y estudiado en Catar, me gustaría contar siempre con algunos productos en Catar que lleven la denominación ‘Hecho en Catar’. Podemos fabricar muchos productos aquí, en Catar, y no necesitamos importarlos", explica Ayman Natsheh.

PUBLICIDAD

Al director ejecutivo de Azure Trading & Contracting le gusta ‘mantener las cosas en casa’. Antes de contratar a un gestor de redes sociales, Ayman Natsheh confiaba en los conocimientos digitales de su hija para ‘ponerse al corriente’ sobre nuevas tecnologías, redes sociales y publicidad. El apoyo entre padre e hija fue mutuo.

En 2021, Hana Natsheh siguió los pasos de su padre, y abrió su propio negocio. Pero, en lugar de trabajar en el clásico edificio de ladrillo y mortero, realiza todas sus ventas y la mercadotecnia, exclusivamente en línea.

"Empecé a hacer tarjetas cuando tenía cinco o seis años, crecí haciéndolas. Mi madre tiene una colección de todas las tarjetitas que hice cuando era pequeña. Siempre me ha apasionado regalar, y hacer regalos muy personales. Quería introducir eso en el mercado", declara Hana Natsheh, propietaria de Blankk.

La estudiante universitaria diseña tarjetas y pegatinas ecológicas, hechas a mano, para ocasiones especiales.

"Siempre existe un motivo, siempre hay una forma de hacer más feliz a la gente con algo tan sencillo. Y... me encanta formar parte de eso", afirma Hana Natsheh.

PUBLICIDAD

Asistir en primera fila a las pruebas y los éxitos de su padre inspiró a Hana, para lanzar su marca especializada.

"Al crecer, vi a mi padre hacer que su propio negocio progresara. Le vi hacerlo desde el principio y llegar hasta donde está ahora, lo mucho que ha evolucionado y mejorado, y lo grande que se ha hecho en el mercado. Eso resultó muy motivador para mí", añade la propietaria de Blankk.

"Estoy muy orgulloso de Hana, y de cómo ha creado su propio negocio. Es muy inteligente. La animo todo el tiempo, a contar con negocios, cada vez más grandes", señala Ayman Natsheh, director ejecutivo de Azure Trading & Contracting.

Entretanto, al otro lado de la ciudad, prospera otro negocio familiar. Todo ello, gracias a una ‘comida informal’ entre padre e hijo, un viernes.

"Vimos la oportunidad de poner en marcha una empresa familiar. Su idea era crear un negocio que produjera perfumes hechos en Catar", declara  Mohammed Rashid Al-Matwi, cofundador de The Perfume Factory.

PUBLICIDAD

Poco después de lanzar la empresa The Perfume Factory, en 2018, la familia Al-Matwi identificó un nicho de mercado, a principios de la pandemia de COVID-19. Con casi el 90 % de las materias primas, disponibles en ‘casa’, los perfumistas comenzaron a fabricar productos desinfectantes para ayudar a proteger a la comunidad local. La familia, que ya se ha asociado con minoristas internacionales, atribuye a varios factores el éxito de su creciente negocio.

"Bueno... tuvimos suerte, sí. Pero... considero que se trata del deseo de Dios, y que Dios nos apoya. Y... creo que, a los cataríes les gustan los buenos aromas", afirma Rashid Saad Hassan Al-Matwi Al-Mohannadi, cofundador de The Perfume Factory.

La familia Al-Matwi planea llevar sus productos con denominación ‘Hecho en Catar’ a todos los países del Consejo de Cooperación del Golfo y los mercados internacionales.

Las empresas establecidas en Catar han consolidado su estatus como principales pilares del crecimiento sostenible del país. Al mismo tiempo, un ecosistema empresarial favorable estimula la aparición de pequeños, pero ambiciosos emprendedores, concluye Laila Humairah, periodista de Euronews.

Compartir esta noticia