EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Tensión política y religiosa por el cierre de una iglesia rusa en Bulgaria

Iglesia ortodoxa de San Nicolás el Maravilloso en Sofía, Bulgaria.
Iglesia ortodoxa de San Nicolás el Maravilloso en Sofía, Bulgaria. Derechos de autor NIKOLAY DOYCHINOV/AFP or licensors
Derechos de autor NIKOLAY DOYCHINOV/AFP or licensors
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Conficto, legal, político y religioso por el cierre de una iglesia ortodoxa rusa en Bulgaria tras la expulsión hace dos semanas al primado Vasian Zmeev, y otros tres clérigos rusos

PUBLICIDAD

Conficto, legal, político y religioso por el cierre de una iglesia ortodoxa rusa en Bulgaria. La expulsión hace dos semanas al primado Vasian Zmeev, y otros tres clérigos rusos, por cuestiones de "seguridad nacional" según el Gobierno búlgaro, han llevado al cierre con candado de la iglesia ortodoxa de San Nicolás el Maravilloso por parte de la embajada de rusa, a quien pertenece el inmueble.

Tras la intervención del patriarca ruso Cirilo, que tendrá que elegir a un nuevo primado, la iglesia volverá a abrirse. Sin embargo, deberán pasar por algunos trámites administrativos.

"¿Entiendes lo que está pasando? Una iglesia ha sido cerrada con candados. Hay un Estado, el búlgaro, hay un Gobierno, el búlgaro y la iglesia está cerrada. ¿Cómo? La gente está protestando, quieren rezar, que es lo más normal, al fin y al cabo hay que demostrar que existe un poder del Estado”, lamentaba ante el cierre Delyan Peevski, del partido centro liberal DPS.

Todas las fuerzas políticas búlgaras defienden las decisiones del Gobierno y quieren que se abra nuevamente la Iglesia. La expulsión del primado Vasian Zmeev elevó la tensión con las organizaciones prorrusas que protestaron contra "los acosos a los sacerdotes rusos".

El Ejecutivo esperaba que sacerdotes búlgaros reanudasen los servicios. Sin embaro, los clérigos locales dudaban; querían evitar un conflicto intraortodoxo embarazoso entre Rusia y Bulgaria. El Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Búlgara llegó a la postura de que no tiene nada que ver con el desbloqueo de la Iglesia rusa. Según la mayoría de los clérigos, no hay duda de que el templo es ruso, aunque según los expertos en derecho canónico secular, cerrar cualquier iglesia es una violación del derecho canónico.

"Esta es una iglesia que fue construida como iglesia de la embajada por Rusia, nunca perteneció a nadie más que a Rusia y a la embajada rusa", cuenta metropolita Gavrail de la Iglesia ortodoza búlgara.

"Esperamos que el templo se abra pronto, pero no depende de la Iglesia ortodoxa búlgara. La decisión debería tomarse en coordinación con la Comisión de Derecho Canónico para comprobar, en Sofía y en Moscú, los estatutos de los servicios sagrados y luego decidir", metropolita Kyprian, del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoza búlgara.

Según la Ley de propiedad civil, el terreno de la iglesia rusa fue donado a Rusia en 1882 por el ayuntamiento de la capital. Las autoridades imperiales rusas querían entonces una Iglesia para sus diplomáticos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Protestas de agricultores en Bulgaria contra la importación del grano ucraniano

Bulgaria investiga los restos del supuesto dron militar encontrado en su territorio

El Parlamento de Bulgaria aprueba levantar la prohibición a la importación de cereal ucraniano