EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El plan de Israel para demoler casas de palestinos en Jerusalén Este

Un hombre observa la demolición de una casa palestina en un barrio de Jerusalén Este, a finales de mayo de 2013.
Un hombre observa la demolición de una casa palestina en un barrio de Jerusalén Este, a finales de mayo de 2013. Derechos de autor Mahmoud Illean/AP
Derechos de autor Mahmoud Illean/AP
Por Euronews en Español
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Los expertos jurídicos afirman que este tipo de demoliciones son ilegales, según el derecho internacional humanitario. Entretanto, los afectados, han perdido la esperanza en el sistema legal.

PUBLICIDAD

Desde los ataques de Hamás, el pasado 7 de octubre, y la ofensiva militar israelí sobre Gaza, los palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este han sido blanco de aparentes represalias. El ministro de Seguridad, Itamar ben Gvir, anunció la compra de 10 000 fusiles para colonos judíos. Entretanto, unos 200 palestinos han sido asesinados en Cisjordania. En Jerusalén Este, la vida está aún más amenazada que de costumbre.Fahkri Abu Diab es un jerosolimitano de Silwan. Ha vivido en la casa familiar durante sus 73 años de vida. Antes, la habitaron sus padres. La semana pasada recibió una notificación de las autoridades, en hebreo, indicándole que su casa iba a ser demolida.

"Quieren demoler nuestros hogares. Nos castigan por la guerra de Gaza. Puede que, al cabo de un mes, vengan aquí y nos quedemos sin casa, mi mujer, mis hijos, mis nietos y yo. ¿Por qué? Porque somos palestinos. El abogado nos dijo que no puede hacer nada. Solamente esperamos la llegada del buldócer", declara Fahkri Abu Diab, ciudadano residente en Jerusalén.

Desde los ataques de Hamás, Fakhri tiene mucho miedo de hablar con los medios de comunicación sobre la agresión que sufren los palestinos, por temor a ser encarcelado.

"Sé que vendrán a castigarme si saben que hablo con los medios de comunicación. Antes, ya me llevaron a la cárcel, durante cuatro días. Me dijeron: "tú siempre hablas con los medios de comunicación, tú siempre hablas con la gente solidaria". ¿Cómo voy a hablar ahora? Sin embargo, he dicho que si quieren castigarme... ¡Que me castiguen! Que sea un castigo colectivo. Quiero decir lo que está pasando en nuestro pueblo, en nuestra ciudad, en nuestra zona. Quizá alguien, en el mundo, venga a ayudarnos, venga a descubrir qué es lo que nos está pasando", añade Fahkri Abu Diab.

Los expertos jurídicos afirman que este tipo de demoliciones son ilegales, según el derecho internacional humanitario. Pero Fahkri Abu Diab ha perdido la esperanza en el sistema legal.

"Antes de un mes o más, decíamos que, tal vez el derecho internacional, la Corte Penal Internacional, el Comité Internacional... nos ayudarían. Pero, ahora, sabemos que no hacen nada", señala Fahkri Abu Diab, ciudadano residente en Jerusalén.

Aviv Tetarsky, miembro de una ONG israelí que apoya la paz entre israelíes y palestinos, afirma que la hostilidad va en aumento.

"Las autoridades, en lugar de aumentar la calma, crear formas de comunicación, rebajar las tensiones... no hacen más que alimentarlas mediante la entrega de armas. Los políticos incitan a ello. Realmente, nadie ofrece a israelíes y palestinos una forma de vivir juntos después de que los israelíes hayan sido masacrados y los palestinos estén siendo masacrados en Gaza. Y... se supone que debemos manejar esta situación de alguna manera", indica Tetarsky, miembro de la ONG Ir Amin.

El teniente de alcalde de Jerusalén niega que haya un aumento de la violencia, y señala que nadie está por encima de la ley.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cientos de israelíes exigen a Netanyahu que retire su polémica declaración sobre los rehenes

Miles de israelíes piden la dimisión de Benjamín Netanyahu cuando se cumplen nueve meses de guerra

Familiares de los rehenes israelíes que siguen retenidos en Gaza piden su liberación en Tel Aviv