EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El Gobierno de Irlanda propone una drástica reforma de la política militar

Desfile de la Guardia de Honor de las Fuerzas de Defensa irlandesas en el Castillo de Dublín.
Desfile de la Guardia de Honor de las Fuerzas de Defensa irlandesas en el Castillo de Dublín. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Andrew Naughtie, Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Irlanda se ha enorgullecido de su neutralidad y su compromiso con las instituciones multilaterales, pero el actual gobierno de Dublín prepara un gran cambio.

PUBLICIDAD

Mientras múltiples conflictos internacionales ponen a prueba la determinación de Occidente de apoyar el orden internacional, Irlanda está a punto de cambiar radicalmente su política de seguridad mundial.

Micheál Martin, actual ministro de Defensa y viceprimer ministro, declaró esta semana ante el Parlamento irlandés que tiene previsto reformar la política de "triple bloqueo" que rige desde hace tiempo en el país, según la cual Irlanda sólo puede desplegar tropas en el extranjero con el consentimiento explícito de tres partes: el Gobierno, el Parlamento y el Consejo de Seguridad de la ONU.

Explicando el plan, Martin dijo que la "agilidad y capacidad de respuesta" militar de Irlanda se beneficiaría enormemente de la eliminación del requisito de la ONU, que en la práctica significa que EE.UU., Rusia, China, Francia y el Reino Unido gozan de veto unilateral sobre los despliegues militares irlandeses.

"Al hacer este cambio en el futuro, estaríamos eliminando el poder de veto de los miembros del Consejo de Seguridad sobre el compromiso de Irlanda, salvaguardando al mismo tiempo el vínculo esencial con el derecho internacional y la buena gobernanza", afirmó.

Sus declaraciones se produjeron después de que el gobierno irlandés convocara un foro para debatir la política oficial de neutralidad del país, que se ha mantenido durante décadas. Irlanda no es miembro de la OTAN, lo que la convierte en un caso relativamente inusual en la UE, y cuenta con un ejército de menos de 10.000 soldados desplegados casi exclusivamente en misiones de mantenimiento de la paz de la ONU.

Aunque el foro no desembocó en un mandato para poner fin a la política de neutralidad, dejó abierta la posibilidad de "reformar" la política del triple cerrojo. La reacción de gran parte de la izquierda irlandesa al consiguiente anuncio de Martin ha oscilado entre la preocupación y el enfado.

En un debate parlamentario celebrado el jueves, Martin fue acusado de intentar cortocircuitar a la opinión pública con la política, que un opositor del Sinn Fein exigió que se sometiera a referéndum. Martin respondió señalando que la actual líder del Sinn Fein, Mary Lou McDonald, había "erigido una estatua a Seán Russell, que colaboró con los nazis alemanes". Esa es la historia de su compromiso con la neutralidad militar".

Entonces, ¿por qué está tan candente este asunto? y ¿por qué ahora?

La visión a largo plazo

El experto en política exterior Eoin McNamara, del Instituto Finlandés de Asuntos Internacionales, declaró a Euronews que a Dublín no le queda más remedio que afrontar la realidad: "Los dirigentes irlandeses no se han interesado demasiado por la geopolítica, pero la geopolítica ha empezado a interesarse por su país".

"Irlanda ha estado geopolíticamente protegida durante gran parte de su historia independiente desde 1922", dijo McNamara, "y las crisis que implican conflictos militares importantes no han afectado normalmente de forma directa a la seguridad de su población".

"El multilateralismo y la ONU son muy importantes en la política exterior irlandesa, y el triple bloqueo es en cierto modo un reconocimiento de ello. Ha habido un miedo paranoico a que, sin un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU, un gobierno irlandés pudiera sancionar en algún momento una participación militar irlandesa significativa en una guerra de agresión".

Pero, en opinión de McNamara, la postura explícitamente favorable a la ONU que mantienen muchos defensores del triple cerrojo no tiene en cuenta el panorama completo.

"Debido a la posición protegida del país, se ha permitido que algunas perspectivas ingenuas dominen el debate irlandés. El multilateralismo, el humanitarismo y el mantenimiento de la paz son dimensiones de la ONU, pero la ONU también tiene otras dimensiones menos idealistas. También es un escenario para la política de poder, como lo demuestra el comportamiento de las grandes potencias en el Consejo de Seguridad de la ONU. Este último punto rara vez se plantea con mucho detalle en el debate irlandés".

Martin insistió en este punto en el Parlamento, donde señaló el desarrollo de los conflictos en Ucrania e Israel-Palestina como ejemplos de por qué esperar al Consejo de Seguridad por respeto al multilateralismo no tiene necesariamente sentido.

"Tenemos que ser honestos sobre el hecho de que en muchas de las peores crisis internacionales, en las que se necesita desesperadamente una acción internacional rápida, imparcial y decisiva, el Consejo no ha sido capaz de actuar", dijo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Irlanda recorta la ayuda social a los refugiados ucranianos

OTAN | Stoltenberg acusa a Rusia de interferir para desestabilizar los Balcanes Occidentales

Israel admite fallos militares durante el ataque de Hamás del 7 de octubre