EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El Gobierno francés trata de calmar a los agricultores con concesiones

Protesta de agricultores franceses este viernes en Francia en una carretera cerca de Ableiges, al norte de París
Protesta de agricultores franceses este viernes en Francia en una carretera cerca de Ableiges, al norte de París Derechos de autor Thomas Padilla/AP
Derechos de autor Thomas Padilla/AP
Por Euronews con AP
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El Gobierno francés hace concesiones a los agricultores, pero el enfado persiste y no está claro que este sea el final de las protestas.

PUBLICIDAD

Los bloqueos de carreteras y protestas agrícolas que han causado caos en el tráfico obligan al Gobierno de Macron a hacer concesiones. Los agricultores quieren que se tomen medidas para abordar los crecientes costes y lo que consideran como un exceso de regulación. También tratan de lograr mejores remuneraciones y protección frente a las importaciones.

Durante una visita a una granja ganadera, el primer ministro francés, Gabriel Attal, prometió simplificar los procedimientos burocráticos y reducir el impuesto al combustible diésel.

A pesar de los esfuerzos del Gobierno por calmar los ánimos, no parece que la jornada de este viernes suponga el último episodio de protestas, que han tomado una dimensión de crisis para el Ejecutivo francés que evoca la de las manifestaciones de los chalecos amarilllos de 2018 y 2019 contra la injusticia económica, que sacudieron el primer mandato del presidente Macron y afectaron a su popularidad.

Esta vez, el nuevo primer ministro de Macron, Gabriel Attal, cuyo temple se ha puesto a prueba apenas dos semanas después de asumir el cargo, espera apaciguar y ganarse a los agricultores con una serie de medidas que anunció durante una visita a una granja ganadera en el sur de Francia este viernes por la tarde. La batería de medidas incluye “simplificar drásticamente” ciertos procedimientos técnicos “a partir de hoy”, y el fin progresivo de los impuestos al combustible diésel para los vehículos agrícolas.

El primer ministro, vestido con traje y corbata y leyendo notas que descansaban sobre un fardo de heno, dijo que el Gobierno había decidido “poner la agricultura por encima de todo”; unas palabras que repitió en numerosas ocasiones. En un aparente guiño a la extrema derecha, Attal dijo que toca “proteger nuestra herencia e identidad” porque la agricultura francesa define “quiénes somos”.

Descontento agrícola a nivel europeo

Los disturbios en Francia también son sintomáticos del descontento en los núcleos agrícolas de toda la Unión Europea. El influyente y fuertemente subsidiado sector se está convirtiendo en un tema candente antes de las elecciones al Parlamento Europeo del próximo junio. Los partidos populistas y de extrema derecha esperan sacar provecho del descontento rural con los acuerdos de libre comercio, los costes onerosos empeorados por la guerra de Ucrania y otras quejas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Las protestas de los agricultores llegan a Bruselas mientras crece el descontento con la agenda verde de la UE

Macron hace frente al quebradero de cabeza de nombrar un primer ministro para Francia

NO COMMENT: La antorcha olímpica llega a Borgoña entre aplausos