Un año después del naufragio con 94 migrantes muertos en Italia, sigue la búsqueda de justicia

FOTO DE ARCHIVO del 1 de marzo de 2023 que muestra a los familiares de las víctimas en Crotone, al sur de Italia, sobre los ataúdes de migrantes que murieron en el naufragio
FOTO DE ARCHIVO del 1 de marzo de 2023 que muestra a los familiares de las víctimas en Crotone, al sur de Italia, sobre los ataúdes de migrantes que murieron en el naufragio Derechos de autor Giuseppe Pipita/AP
Derechos de autor Giuseppe Pipita/AP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Supervivientes y familiares de las víctimas de un trágico naufragio a solo unos metros de la costa sur de Italia, en el que murieron hace un año 94 migrantes, entre ellos 35 menores, regresaron para pedir justicia durante tres días de conmemoraciones que finalizaron el lunes.

PUBLICIDAD

Una vigilia con antorchas en la playa donde naufragó el barco, una exposición fotográfica y una marcha de protesta fueron algunos de los eventos organizados por un grupo de activistas llamado 'Red 26 de febrero' (con motivo de la fecha de la tragedia) en la ciudad de Crotone. La mayoría de los muertos procedían de países de Oriente Medio o del sur de Asia.

"Un año después de la carnicería, su derecho a la verdad, a la justicia y a reunirse con sus familias aún no está garantizado", escribió el grupo en su página de Facebook.

El 26 de febrero del año pasado, un barco de madera partió de Turquía con unos 200 migrantes y se hundió a pocos metros de la costa del sur de Calabria mientras intentaba desembarcar en la playa turística de Steccato di Cutro.

La 'Red 26 de febrero'  incluye más de 400 asociaciones que han pedido reiteradamente al Gobierno italiano que busque la verdad sobre uno de los naufragios de migrantes más mortíferos en el Mediterráneo.

El grupo ha denunciado repetidos fracasos políticos y supuestas violaciones de derechos humanos por parte de las autoridades italianas y de la UE. Los activistas también se han quejado de que a algunos de los familiares y supervivientes se les negó el derecho de regresar a Crotona para el aniversario del naufragio, debido a dificultades para obtener los documentos adecuados.

En una conferencia de prensa celebrada el lunes en Crotone, algunos familiares de las víctimas anunciaron que pretenden demandar al Gobierno italiano por no haber rescatado el barco en peligro y por los daños sufridos por las familias.

El abogado Stefano Bertone, que forma parte del equipo jurídico que ayuda a unas 50 familias y algunos supervivientes, dijo que se presentará una denuncia civil una vez que haya concluido la investigación penal coordinada por la Fiscalía de Crotone. La demanda civil también podría extenderse a Frontex, añadió.

El papel de las autoridades europeas e italianas, en cuestión

Muchos de los muertos y supervivientes habían huido de Afganistán, Irán, Pakistán y Siria, con la esperanza de reunirse con sus familiares en Italia y otros países de Europa occidental.

En las primeras horas del 26 de febrero, el barco bautizado Summer Love se hundió a pocos metros de la costa de la región sur de Calabria, cuando intentaba llegar a una playa cercana. Las autoridades dicen que el naufragio provocó la muerte de al menos 94 de las 200 personas a bordo. Ochenta pasajeros sobrevivieron y unos 10 fueron considerados desaparecidos. A bordo había decenas de niños pequeños y casi ninguno sobrevivió.

El impactante accidente planteó varias preguntas sobre cómo respondieron la agencia fronteriza de la UE, Frontex, y la guardia costera italiana. Seis días después de la tragedia, Meloni dijo a los periodistas que “ninguna comunicación de emergencia de Frontex llegó a las autoridades italianas”, a quienes, según ella, no se les advirtió que el barco estaba en peligro de hundirse. Sin embargo, un informe del incidente de Frontex indicó más tarde que las autoridades italianas dijeron a la agencia de la UE en el momento del avistamiento que el caso no se consideraba una emergencia.

El naufragio de Cutro pronto se convirtió en un claro ejemplo de los peligros fatales que enfrentan los migrantes cuando intentan llegar a las costas europeas en embarcaciones frágiles y abarrotadas, después de pagar a los contrabandistas por costosos viajes.

Un total de 2.571 migrantes murieron en el mar en 2023, según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones. Casi 100 personas han sido reportadas como desaparecidas o muertas en el Mediterráneo desde principios de 2024, más del doble de la cifra registrada el año pasado durante el mismo período, dijo la OIM.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Indignación y rabia en Calabria en recuerdo de los 75 migrantes fallecidos en un naufragio

Italia | Trágico naufragio en las costas de Calabria deja al menos 64 muertos confirmados

Migrantes y países europeos del Mediterráneo piden cooperación y nuevos fondos