El trabajo forzoso experimenta un "obsceno" aumento de beneficios a nivel mundial, según la OIT

La OIT presentó un informe sobre trabajo forzoso
La OIT presentó un informe sobre trabajo forzoso Derechos de autor UNTV vía EBU
Derechos de autor UNTV vía EBU
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) califica de "obsceno" el aumento de los beneficios ilegales generados por el trabajo forzoso en el mundo. Asia-Pacífico alberga más de la mitad de casos a nivel global. La explotación sexual representa casi tres cuartas partes del total de ganancias.

PUBLICIDAD

Los beneficios ilegales del trabajo forzoso en todo el mundo han aumentado hasta la cantidad “obscena” de 236 mil millones de dólares (218 mil millones de euros) por año, informó este martes la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La agencia de la ONU para asuntos relacionados con el mundo laboral dijo que la cifra de 2021, el año más reciente cubierto por el minucioso estudio internacional, supone un aumento del 37%, o 64.000 millones de dólares, en comparación con su última estimación publicada hace una década. Esto es el resultado de que más personas son explotadas y de que cada víctima genera más dinero, según la OIT.

El informe califica de "obsceno" el nivel de ganancias anuales generadas por el trabajo forzoso en el mundo. La cifra representa ganancias “en la práctica robadas de los bolsillos de los trabajadores” por quienes les obligan a trabajar, así como dinero sustraído de las remesas de los migrantes y la pérdida de ingresos fiscales para los Gobiernos.

El trabajo forzoso puede fomentar la corrupción, fortalecer las redes criminales e incentivar una mayor explotación, afirmó la OIT. Su director general, Gilbert Houngbo, quiere cooperación internacional para luchar contra este fraude.

"La retención deliberada y sistemática de los salarios", una de las prácticas de trabajo forzoso más comunes

"Las personas sometidas a trabajos forzosos están sujetas a múltiples formas de coerción, siendo la retención deliberada y sistemática de los salarios una de las más comunes", afirmó. "El trabajo forzoso perpetúa los ciclos de pobreza y explotación y ataca el corazón de la dignidad humana".

"Ahora sabemos que la situación no ha hecho más que empeorar", añadió Houngbo.

La OIT define el trabajo forzoso como el trabajo que se impone contra la voluntad del empleado y se exige bajo castigo o amenaza de ello. Puede ocurrir en cualquier fase del empleo: durante la contratación, en las condiciones de vida asociadas con el trabajo o al obligar a las personas a permanecer en un trabajo cuando quieren dejarlo.

La región de Asia-Pacífico concentra más de la mitad de casos mundiales

Se estima que en un día cualquiera de 2021, 27,6 millones de personas se encontraban en situación de trabajo forzoso, un aumento del 10% respecto a cinco años antes, dijo la OIT. La región de Asia-Pacífico albergaba más de la mitad de ellos, mientras que África, América y Europa-Asia Central representaban cada una alrededor del 13% al 14%.

Alrededor del 85% de las personas afectadas trabajaban en “trabajos forzosos impuestos de forma privada”, que pueden incluir esclavitud, servidumbre, trabajo en condiciones de servidumbre y actividades como formas de mendicidad en las que el dinero recibido va en beneficio de otra persona, dijo la OIT. El resto se encontraba en trabajos forzados impuestos por las autoridades gubernamentales, una práctica no cubierta en el estudio.

La explotación sexual representa casi tres cuartas partes del total mundial de ganancias del trabajo forzoso

Si bien poco más de una cuarta parte de las víctimas en todo el mundo fueron objeto de explotación sexual, esta representó casi 173 mil millones de dólares en ganancias, o casi las tres cuartas partes del total mundial, una señal de los mayores márgenes generados por la venta de sexo.

Alrededor de 6,3 millones de personas enfrentaron situaciones de explotación sexual forzada en un día cualquiera de 2021, y casi cuatro de cada cinco de esas víctimas eran mujeres, dijo la OIT. Los niños representaron más de una cuarta parte del total de casos.

El trabajo forzoso en el sector industrial quedó en un distante segundo lugar, con 35.000 millones de dólares, seguido por los servicios con casi 21.000 millones de dólares, la agricultura con 5.000 millones de dólares y el trabajo doméstico con 2.600 millones de dólares, según la OIT.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Abusos laborales (a veces similares a la esclavitud) detectados en pesqueros europeos

Hay 28 millones de personas en régimen de esclavitud en el mundo, según la OIT

Golpe a la prostitución infantil en Madrid: 37 detenidos por explotar a diez menores tuteladas