Una multitud mata a una mujer acusada de asesinar a una niña en México

Una amiga de la niña Camila en su entierro.
Una amiga de la niña Camila en su entierro. Derechos de autor Fernando Llano/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Fernando Llano/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Por AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Una multitud mató a golpes a una mujer sospecha de secuestrar y acabar con la vida de Camila Gómez, una menor de 8 años que era amiga de su hija. La mujer fue apaleada cuando era escoltada por la Policía fuera de su casa en la localidad mexicana de Taxco.

PUBLICIDAD

Un grupo de gente en la ciudad turística de Taxco golpeó brutalmente a una mujer hasta la muerte el Jueves Santo porque se sospechaba que había secuestrado y asesinado a una niña de 8 años amiga de su hija, desatando el caos justo horas antes de la famosa procesión de Semana Santa de la ciudad.

La multitud se formó después de que la niña desapareciera el día anterior. Su cuerpo fue encontrado en una carretera en las afueras de la ciudad temprano el jueves. Las imágenes de las cámaras de seguridad parecían mostrar a una mujer y un hombre cargando un bulto, que podría haber sido el cuerpo de la menor, en un taxi.

La multitud rodeó la casa de la mujer, amenazando con sacarla. La Policía acudió al lugar y subió a la mujer a la parte de atrás de una camioneta policial. Los agentes se vieron sobrepasados e intimidados por la multitud. La turba arrastró a la mujer fuera del vehículo y la tiró al suelo donde la golpearon, patearon y lincharon hasta que quedó, parcialmente desnuda e inmóvil.

La Policía logró finalmente llevarse a la mujer que yacía inmóvil, dejando el pavimento manchado de sangre. La oficina de la fiscalía del estado de Guerrero confirmó más tarde que la mujer murió a causa de sus heridas.

"Este es el resultado del mal gobierno que tenemos", dijo un miembro de la multitud, que dio su nombre como Andrea pero se negó a dar su apellido. "Esto no es la primera vez que sucede este tipo de cosas", dijo, refiriéndose al asesinato de la pequeña, "pero esta es la primera vez que la gente hace algo". "Estamos hartos", dijo. "Esta vez fue una niña de 8 años".

El alcalde de Taxco, Mario Figueroa, dijo que compartía la indignación de los residentes por el asesinato. En una declaración emitida poco después del evento, Figueroa se quejó de que no recibió ninguna ayuda del gobierno estatal para su pequeña y superada fuerza policial municipal. "Desafortunadamente, hasta ahora no hemos recibido ninguna ayuda ni respuestas", dijo Figueroa.

La procesión de Semana Santa no se canceló tras el lichamiento

La procesión religiosa de la víspera del Viernes Santo, que se remonta a siglos en la antigua ciudad minera, se llevó a cabo según lo planeado el jueves por la noche horas después del linchamiento.

Pero el estallido anterior de violencia ensombreció la ya solemne procesión, que atrae a miles a la pequeña ciudad. Algunos residentes mostraron su repulsa por la acciones de la multitud enfurecida.

"Nunca pensé que en un lugar turístico como Taxco viviríamos un linchamiento", dijo Felipa Lagunas, maestra de escuela primaria local. "Lo veía como algo distante, en lugares apartados de la civilización. Nunca imaginé que mi comunidad viviría esto en un día tan especial".

Los linchamientos, una práctica frecuente en México

Los ataques de multitudes en el México rural son comunes. En 2018, dos hombres fueron quemados por una multitud enojada en el estado central de Puebla, y al día siguiente un hombre y una mujer fueron arrastrados de su vehículo, golpeados y prendidos fuego en el estado vecino de Hidalgo.

A finales de enero, Taxco sufrió una huelga de varios días por parte de conductores de taxis y camionetas privadas que sufrieron amenazas de una de varias bandas de narcotraficantes que luchan por el control de la zona. La situación era tan grave que la policía tenía que llevar a la gente en la parte trasera de sus vehículos patrulla.

Esos días, los cuerpos llenos de balas de dos detectives fueron encontrados en las afueras de Taxco. Los medios locales dijeron que sus cuerpos mostraban signos de tortura. En febrero, el propio automóvil blindado de Figueroa fue baleado por pistoleros en motocicletas.

En Taxco y en todo el estado de Guerrero, los cárteles de la droga y las pandillas rutinariamente atacan a la población local, exigiendo pagos de protección a los propietarios de tiendas, taxistas y conductores de autobuses. Matan a quienes se niegan a pagar.

Los residentes dijeron que han tenido suficiente, aunque la violencia pueda afectar aún más al turismo. "Conocemos la ciudad depende de la Semana Santa (turismo) y que esto lo va a arruinar. Habrá mucha gente que ya no querrá venir", dijo Andrea, la mujer que estaba en la multitud. "Vivimos del turismo, pero no podemos seguir permitiendo que nos hagan estas cosas".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Rabia en México ante la sospechosa muerte del primer magistrado no binario del país

Cárteles y cañones: esta ruta ferroviaria ofrece a los viajeros intrépidos una cara alternativa de México

Asesinado a tiros en Acapulco el periodista Nelson Matus, experto en temas policiales