EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Así ha evolucionado el derecho a voto de las mujeres en Europa

Las sufragistas francesas de principios de siglo
Las sufragistas francesas de principios de siglo Derechos de autor Pinterest
Derechos de autor Pinterest
Por Daniel Harper
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Francia conmemora los 80 años de la concesión del derecho de voto a las mujeres, destacando una trayectoria marcada por el retraso del sufragio en medio de la ocupación alemana, mientras que en toda Europa se desarrollaron diversos caminos hacia el derecho de voto.

PUBLICIDAD

Hace 80 años, el 21 de abril de 1944, Francia decretó que las mujeres tendrían derecho a votar en las elecciones de posguerra.

En aquel momento, Francia seguía bajo ocupación alemana y el general Charles de Gaulle dirigía un gobierno provisional.

La Segunda Guerra Mundial tocaba a su fin y, como otras prioridades tenían prioridad, las mujeres francesas no tendrían la oportunidad de acudir a las urnas hasta abril de 1945.

Tras más de 150 años de lucha por este derecho fundamental de la ciudadanía, las mujeres francesas obtuvieron por fin el voto.

Esta victoria llegó bastante tarde, sobre todo teniendo en cuenta las prometedoras proclamaciones de mujeres como Olympe de Gouges durante la Revolución Francesa de 1789.

El sufragio ha sido diferente en toda Europa

Mientras Francia conmemora este hito histórico, es esencial reflexionar sobre el contexto más amplio del sufragio femenino en toda Europa. Mientras Francia se quedaba rezagada, otras naciones europeas ya habían adoptado el derecho al voto femenino a principios del siglo XX.

En Finlandia, cuna de la democracia moderna, las mujeres obtuvieron el sufragio en 1906, sentando un precedente para el resto de Europa.

En todo el continente, de Dinamarca a Azerbaiyán, de Alemania a Georgia, se concedió a las mujeres al menos un derecho de voto limitado en la década de 1910, lo que supuso un paso importante hacia la igualdad de género en la esfera política.

Sin embargo, la lucha por el sufragio no estuvo exenta de desafíos. En el Reino Unido, las sufragistas lucharon incansablemente por el derecho al voto, empleando tácticas militantes como encadenarse a barandillas y huelgas de hambre.

Sus esfuerzos culminaron en la Ley de Representación del Pueblo de 1918, que concedió el derecho de voto a determinadas mujeres mayores de 30 años.

Algunos países fueron más graduales que otros

Aunque muchos países adoptaron pronto el sufragio femenino, hubo notables excepciones.

Grecia retrasó la implantación de la igualdad del derecho al voto, que no entró en vigor hasta 1952. La excepción fueron las mujeres alfabetizadas de Grecia, que podían participar en las elecciones locales desde 1930.

El camino de Suiza hacia la igualdad de género en el derecho al voto fue gradual. Las mujeres obtuvieron el derecho al voto a nivel federal en 1971, mientras que a nivel cantonal, este derecho se extendió entre 1959 y 1990 del último canton Suizo Appenzell Innerhoden.

Liechtenstein hizo lo propio en 1984, marcando un paso significativo hacia la inclusión del género en la política.

El sufragio después del fascismo

En Italia y España, el fascismo de principios a mediados del siglo XX está tan entrelazado con la historia del sufragio como en muchos otros lugares de Europa.

Este progreso se vio interrumpido por el ascenso del fascismo, pero el derecho de voto de las mujeres se hizo finalmente realidad el 1 de febrero de 1945, como justa culminación de su participación en la lucha contra el fascismo, en la que muchas mujeres sirvieron en la resistencia italiana durante la Segunda Guerra Mundial.

El 2 de junio de 1946, las mujeres italianas ejercieron por primera vez su derecho al voto en el referéndum institucional, eligiendo entre monarquía y república, y en las elecciones a la Asamblea constituyente.

Veintiuna mujeres fueron elegidas y contribuyeron a redactar la Constitución italiana, abogando por la igualdad de género a todos los niveles, especialmente en derechos laborales, salarios y protección de la maternidad.

PUBLICIDAD

Franco retira el voto a las mujeres en España

Las mujeres españolas obtuvieron el derecho al voto en 1933 a través de reformas legales bajo la Segunda República Española.

Esto duró poco tras la subida de Franco al poder en 1939 después de la Guerra Civil Española, las mujeres experimentaron un importante retroceso en sus derechos, aunque el derecho al voto no fue revocado universalmente.

A pesar de la ausencia de elecciones democráticas nacionales entre 1939 y 1977 bajo la dictadura franquista, las mujeres conservaron un derecho de voto limitado, principalmente en las elecciones municipales, sujeto a criterios específicos de edad y estado civil.

Dolores Pérez Lapeña lo ejemplificó ganando unas elecciones municipales en Valladolid en 1963. No fue hasta 1977, dos años después de la muerte de Franco, cuando las mujeres participaron en sus primeras elecciones nacionales en España.

El camino de Francia hacia el sufragio estuvo marcado por la resistencia institucional y la agitación política. A pesar de las primeras reivindicaciones durante la Revolución Francesa, el sufragio siguió siendo difícil de conseguir hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

Ahora que celebramos los 80 años de sufragio femenino en Francia, es crucial reconocer el legado perdurable del movimiento sufragista en toda Europa.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Cuál es el mejor país de Europa para las mujeres en términos de trabajo?

¿Quién necesita pareja? Cada vez más mujeres en España deciden tener hijos solas

Día Internacional de la Mujer: Qué quieren las mujeres